EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Un siglo de orgullo

JOSÉ F. PERSONAL / Tercer clasificado en el concurso de relatos del 90 aniversario del Hércules.

No sé cómo te haré llegar esta secular historia, pero la necesito compartir contigo. Recuerdo mi primer partido en el Rico Pérez, a principios de los años 90, fue una dura derrota contra el Cartagena. Yo estaba obsesionado con que me llevaras a ver el Hércules, y no me defraudó, quedé ensimismado.

Aún percibo el olor a césped mezclado con el humo de los puros. Los estridentes gritos de la afición rival celebrando sus lastimeros goles están grabados en mis oídos. En mi retina todavía se aprecia el baile de las banderas con las notas musicales de nuestro himno al salir el equipo. Sensaciones que nunca llegaré a aborrecer. ¡Te fuiste tan pronto!, en un momento desolador.

Era la temporada 2012-2013, y la Segunda B amenazaba con hacernos picadillo. Nunca olvidaré lo que dijiste: “Si nos salvamos esta temporada, será un antes y un después en la historia del Hércules”. Pues, ¿sabes?, fue un año vacilante, pero nos salvamos.  Jugadores, míster, afición y directiva aunamos fuerzas, y con mucho suplicar a Santa Faz, y una actitud burlona respecto a lo temerario del momento, pasamos de ser un equipo descarriado a ser un rival difícil de abatir. Lástima que ya no lo vieras. Y tuviste razón, el susto valió para aprender, y un año después volvimos a primera.

Hoy han pasado diez años, y estamos en el centenario. El fanatismo por el Hércules está disparado en Alicante, y es que aún estamos con los grandes. Y ahora viene lo mejor. Tras el arrollador ascenso, pasamos dos temporadas de lucha en las que los jugadores estuvieron muy apiñados y se consiguió la permanencia.

Y de tanto sufrimiento se pasó al éxtasis supremo. ¡Una final de Copa! Fue en Bilbao, en el nuevo San Mamés, ante el Atlético de Madrid. No pudimos ganar, pero dimos la cara.  Como en la final amateur de 1930, en Barcelona ante el Sporting, perdimos tres a dos. Nuestro capitán fue Pepe Sellés, al cual viste debutar. ¿Te acuerdas? Llegó a ser internacional, el segundo en nuestra historia, tras Pérez en 1941. Esa final valió para dar un paseo por Europa: Hungría, Italia, Noruega, Grecia y Escocia. Fue precioso.

Pero lo mejor, es que el club fue creciendo. Te cuento: El peculiar campo de entrenamiento de Foncalent se mejoró notablemente; se fomentó la afición por la provincia; la cantera se convirtió en parte importante del club. Y en el año 2021, ¡inauguramos la Ciudad Deportiva! Muy humilde, pero preciosa. Tu sueño.

No tuvimos ocasión de despedirnos. Tampoco pude decirte lo mucho que te quiero. Pero me acuerdo mucho de ti, en cada gol, en cada victoria y en cada derrota te siento en el estadio. Me da recuerdos tu afable compañero de butaca, el señor Antonio. Esta carta se titula “Un siglo de orgullo”. Porque si algo nos caracteriza a los herculanos, es nuestro orgullo de serlo. Gracias Papá.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies