EuroKolada

#SiTeQuedasNosVamos

J. A. SOLER / @jasoler65

El enésimo fracaso deportivo en el Hércules y el atrincheramiento de la propiedad de la SAD para continuar degradando la imagen de una institución centenaria ha puesto nuevamente al herculanismo en pie de guerra hasta puntos insospechados hace bien poco.

Tengo que admitir que estos días me he sentido hasta «culpable» por haber metido en vena a mi hijo de 22 años este «veneno» blanquiazul. Uno, que ya tiene sus años y ha sufrido y disfrutado de nuestro equipo durante medio siglo, ha hecho «callo» por lo que cada vez afectan menos los fracasos y las vergüenzas del equipo de la familia Ortiz, que nada tiene que ver con aquel Hércules que nos enganchó a varias generaciones.

Lo que sí me ha afectado y, sobre todo, dolido en el alma es ver a todos estos chavales veinteaños, que sólo han conocido miseria herculana, salir el sábado del Rico Pérez con lágrimas en los ojos y presos de la rabia e impotencia ante el interminable drama del Hércules. Un drama que ya se ha convertido en noticia a nivel nacional como pudo verse esta semana en el programa Jugones de La Sexta. Unas lágrimas que han recorrido y conmovido a toda España.

Al que no han afectado ni conmovido es al dueño de una SAD que, recordemos, también es símbolo y patrimonio de la ciudad de Alicante, aunque de esto último no es el propietario como cree.

En el corrillo que hubo en el patio de caballos hace un par de semanas tras pedir un ejercicio de remo a los que hace un año llamaba «locos con tambor», Enrique Ortiz llegó a decir, según alguno de los presentes, que no contempla desprenderse de su juguete porque quiere dejárselo a su nieto mayor. Muy poco debe quererle para dejarle semejante destrozo.

Probablemente, y con la vida solucionada, le saldría más rentable asignar un sueldo mensual a sus yernos y/o nietos que malgastar una millonada cada año en algo que únicamente le reporta pérdidas, disgustos y antipatía en la ciudad dónde vive. No ha dado con la tecla en esto del fútbol y no parece que vaya a encontrarla.

Pese a ello, se resiste a dar un paso al lado y dejar a otros gestores, que los hay y encima solventes y en Alicante, llevar el Hércules por el camino de la dignidad y el orgullo. El cuento de que es la única «solución» hace tiempo que no cuela, cada vez más. Incluso, hasta los más próximos al régimen empiezan a verlo como un «problema». Y para la mayoría es el único y gran problema de esta institución alicantina centenaria

No tiene sentido seguir con el discurso chantajista de «conmigo o nada». Especialmente, porque ha dejado el club reducido a la nada. No hay nada que perder. Ni siquiera hay miedo a la desaparición porque aquel Hércules, el de los alicantinos y herculanos, desapareció hace tiempo. Lo que queda, si es que queda algo, es otra cosa.

Una prueba de ello es la deserción de fieles de muchos años de socios y abonados. Más que por los resultados deportivos, por no continuar pasando vergüenza y financiar esta indigna sociedad anónima que únicamente representa al dueño y su colla de palmeros.

Con tres manifestaciones de protesta contra su gestión en apenas dos años (una caravana de coches en plena pandemia, la de hace justo año más la del próximo domingo), parece que el único lenguaje que entiende nada tiene que ver con el ruido de tambores. Es el que viene utilizando el «salvador» durante 22 años para perpetuarse en el Hércules. Su propia medicina.

Por eso, cada vez son más los herculanos dispuestos a promover la campaña «Si te quedas, nos vamos», que ya es hastag en las redes sociales. Y si se queda sólo con el juguete, sin monos, locos y tambores, tiene dos opciones: salir de forma medio digna y agradeciéndole los servicios prestados, o salir por las malas. Esto es lo que hay. #SiTeQuedasNosVamos.

https://twitter.com/UnidadHerculana/status/1528741736167645184?s=20&t=zmiTCmjre_0ty7OZ0tAHrw




You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies