EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

#RespetadElEscudo

J. A. SOLER / @jasoler65

No querían que esa inofensiva pancarta entrara en el estadio Rico Pérez y, posiblemente, la enésima torpeza en la SAD puede servir para que el mundo herculano empieza a ver de forma unánime donde está el verdadero problema de este Hércules en estado vegetativo.

Que el Hércules sea un vegetal no es por perder por enésima vez en las catacumbas del fútbol (3-2 con el Espanyol B en otro ridículo partido). Tampoco por estar en puestos de descenso a Tercera División por mucho que pueda parecer, y es, un drama o por un nuevo cambio en el banquillo.

Es algo que viene de muy lejos, de años de negligente gestión, de colocar a cuñados o títeres a sueldo en la presidencia, de buscar insolventes para el consejo de administración para que Hacienda no les pueda embargar su patrimonio personal, de manchar el escudo y la historia del Hércules con vergonzosas actuaciones o entregar la dirección deportiva a yernos. Portillo no ha sido el único, en el año de Primera hubo otro cuyo única formación para el cargo es haber leído el Marca algunas veces más que el amo.

La leyenda “Respetad el escudo”, que hubiera pasado desapercibida en caso de haber entrado al estadio, ha cobrado una nueva dimensión en Alicante. Se ha convertido en el lema de todo lo expuesto en el párrafo anterior y un sinfin de despropósitos de los últimos 20 años que han convertido al Hércules en un muerto viviente.

Hasta han conseguido poner a todo el herculanismo de acuerdo, incluso hasta los que hace poco veían a los mandamases como un mal necesario. Es momento de decir basta. Con el Hércules recibiendo la extrema unción habría que ver al menos si amputando un brazo o una pierna puede tener una vida digna, no como la que lleva desde hace años.

Para una intervención desesperada de este calibre hay que buscar otros médicos, no queda otra. Con curanderos con escasos o nulos conocimientos de medicina como los que hay en el hospital herculano es imposible sobrevivir. Así, el enfermo está condenado a una muerte lenta pero segura.

Por una vez en dos décadas, los que se creen la única solución y no el problema deberían respetar ese escudo casi centenario que, no lo olvidemos, lo intentaron cambiar en sus primeros años de gestión. El rechazo general del herculanismo hizo dar marcha atrás a aquella atrocidad.

Por todo ello, el respeto por el escudo del Hércules, después de todo lo que han hecho y hacen los que están en la foto, pasa necesariamente por la salida del problema del Rico Pérez. El enfermo no tiene tiempo. Tic tac, tic tac, tic tac. No queda otra. #RespetadElEscudo

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies