EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Las figuras que participan en una letra de cambio

Las empresas disponen hoy en día de una gran variedad de opciones a la hora de gestionar sus finanzas y firmar documentos mercantiles con clientes o socios. La tecnología, sin ninguna duda, ha ayudado a incrementar el número de opciones, aportando más dinamismo y celeridad a las transacciones económicas. Sin embargo, hay otras opciones más antiguas como las letras de cambio que, a pesar de los años, continúan realizándose gracias a una serie de características que las hacen muy atractivas a la hora de hacer los negocios.

Pero, ¿qué son las letras de cambio? La letra de cambio es un documento mercantil por el que una persona ordena a otra el pago de una determinada cantidad de dinero, en una fecha determinada. Es un documento formal y legal cuyo contenido está predeterminado por la ley, por lo que ofrece importantes garantías a la hora de ser utilizado por las empresas en sus negocios.

Entre sus características destaca, sobre todo, que tienen una seguridad jurídica muy importante y, por tanto, es ampliamente utilizado en el mundo de los negocios, ya que implica una obligación de pago de una determinada cantidad de dinero en un plazo preestablecido. Entre las ventajas de este tipo de operaciones se encuentra que se puede endosar a un tercero, por lo que la letra se podrá transferir su derecho de cobro a un tercero por endoso y obtener así liquidez de forma inmediata o en el corto plazo.

¿Cuáles son los agentes de la figura de cambio?

Tal y como hemos dicho más arriba, en las letras de cambio debe haber, al menos, tres intervinientes para poder llevarse a cabo. No obstante, es posible que el número de figurantes aumento en función de las peculiaridades de cada uno de los documentos firmados. Así, los protagonistos en este tipo de documentos mercantiles son:

  • Librador: Puede ser una persona física o jurídica, y es la encargada de emitir el documento oficial de pago en contra de otra (librado). En concreto, el librador es el acreedor de la deuda y quien establece la obligatoriedad de pago sobre el deudor.
  • Librado: Es el quien está obligado a pagar el importe de la letra de cambio. Por tanto, es el deudor. El librado puede aceptar o no la orden de pago y en caso de que la acepte quedará obligado a efectuarlo. 
  • Tomador/Tenedor: Es el beneficiario de la letra de cambio. La persona que recibirá el pago a su vencimiento.Al respecto, cabe decir que en la letra de cambio esta figura puede coincidir con el librador o no. Depende de si la letra ha sido endosada a lo largo de su vida útil. De ser así tendríamos que incluir entonces a más participantes como son el endosante, el endosatario y el avalista.

¿Qué usos se les da a las letras de cambio?

Tal y como se explica en economipedia, las letras de cambio pueden ser utilizadas para dos fines principalmente. Por un lado como garantía de pago de los créditos otorgados y, por otro, puede ser utilizada como medio de pago para facilitar las transacciones de compra venta. Es importante tener claro que las letras de cambio deberán estar emitidas en papel timbrado, es decir, oficial, ya que en caso contrario el documento será inválidos. 

Lo que debe incluir una letra de cambio

Al ser un documento formal, las letras de cambio deben incluir una serie de elementos o puntos sin los que no será posible realizar un documento mercantil de estas características. Todo está regido por ley, por lo que el documento de tener todos los siguientes apartados para ofrecer la seguridad jurídica deseada que, en definitiva, es lo que buscan quienes trabajan con este sistema. Vamos con ellas:

  • Denominación: el término “letra de cambio” tiene que constar en el documento.
  • Lugar y fecha de emisión.
  • Cantidad de dinero que hay que pagar: escrito en número y letra.
  • Nombre, apellidos y dirección de la persona que tiene obligación de pagar esa cantidad de dinero.
  • Nombre y apellidos de la persona que lo cobrará.
  • Fecha de vencimiento de la letra de cambio.
  • Lugar de pago de la deuda.
  • Firmas de las partes.

Hay ocasiones en las que, sin embargo, puede haberse producido un error o un fallo en la letra de cambio. La  Ley Cambiaria contempla dos situaciones diferentes. Por un lado, cuando el documento es sin vecimiento ya que el vecimiento no está indicado. En esta situación, la ley considera que estamos ante una situación de pagadero a la vista.

El segundo supuesto, por su parte, que contempla la Ley Cambiaria es cuando hay diferencias entre las cantidades expresadas en escrito y en número. En esta situación, el valor de la cantidad menor y en el aso de que aparezca el importe sólo en cifra o en letra se tomará el valor de la cantidad menor.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies