EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Unas humillantes risas en el Rico Pérez demasiado baratas

J. A. SOLER / @jasoler65

No parecen muy conscientes en el Hércules de lo que representa el próximo partido en el Rico Pérez con motivo de la visita del filial del eterno rival. Al menos por los precios fijados para los seguidores del adversario. Porque este no es un partido más. Ni siquiera se toma como un encuentro de fútbol para una afición visitante que vendrá en gran número a reirse del vecino en su propia casa. Quizás, por ello, hay que tratarlo de forma diferente para intentar no herir más la sensibilidad del herculano que desde hace días se prepara para soportar un día de infamia y bochorno.

Que el Hércules fije un precio de 10 euros para la “afición” del Elche Ilicitano, según confirma la propia web del club franjiverde, suena a ofensa para la sufrida hinchada blanquiazul. Simplemente porque la expectación que ha levantado este partido en Elche no se produce por el partido en sí o su resultado, ni siquiera para apoyar a su equipo a cuyos encuentros por Altabix no suelen ir ni la cuarta parte de los aficionados ilicitanos que están dispuestos a venir al Rico Pérez.

En Elche ya se habla de más de 20 autobuses para ir a una comedia. Algo tan legítimo y respetable como que si fuera al revés, que el Hércules B se enfrentará al primer equipo del Elche CF. Estaríamos más o menos en lo mismo. Como dice la canción, la “afición” del Ilicitano viene al Rico Pérez a reirse y el resultado les da igual. Lógicamente, para ellos el triunfo será chotearse del eterno rival por enfrentarse a su filial que hace apenas dos años militaba en Preferente junto con el filial blanquiazul.

Da la impresión de que en el Hércules no han caído en estos detalles a la hora de establecer un irrisorio precio para la afición visitante en este encuentro tan distinto a todos. Ni siquiera vale el argumento de que en Elche a los herculanos les costará lo mismo porque habrá que ver cuantos están dispuestos a ir para soportar lo que tendrán que soportar. Y ya solo falta que les permitan hacer en el Rico Pérez un mosaico como ocurrió en Primera con la hinchada del FC Barcelona. Capaces son, desde luego.

Diez euritos por echar unas risas en el Rico Pérez parece demasiado poco. Sobre todo cuando vienen a tu casa a reirse de tí. Es cierto que el fútbol se paga, pero el morbo o querer hurgar en la herida del eterno rival debe tener un precio especial. Que un partido de fútbol es una cosa y el Hércules-Ilicitano del próximo domingo es cualquier cosa menos eso, al menos a nivel de grada.

Y la última. Si finalmente el club decide abrir la preferente alta para ubicar a la marea franjiverde en un año en el que se cierran gradas en el Rico Pérez, lo mismo la humillación hasta cuesta dinero porque 10 eurillos por risa no da para cubrir los elevados gastos de limpieza que han obligado a cerrar tribuna alta y la parte superior de fondo norte. Con todo esto, uno ya no sabe si el Hércules es para reir o para llorar. Lo peor de todo es que alguno que otro seguirá sin entender ni una palabra de esta comedia. Normal. Llevan 15 años sin entender nada. Por eso se ha llegado a este punto tan humillante para el sufrido herculano.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?