EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Una película herculana que ya hemos visto en Segunda B

J. A. SOLER / @jasoler65

La crisis de resultados del Hércules era algo que se veía venir desde hace mucho tiempo. Porque sin generar fútbol, con poco gol y malas sensaciones se llegó a un liderato que ha ocultado durante muchas semanas una realidad que ahora irrumpe con toda su crudeza. Pese a ello, Juan Carlos Ramírez ha confirmado a Pacheta al menos hasta el próximo partido en el Rico Pérez ante el Olímpic de Xátiva.

Vivir del resultado, de la clasificación o de autogoles ajenos no se puede sostener mucho tiempo. Hay antecedentes herculanos en la categoría que así lo indican Le ocurrió al Hércules de Moncho en 1990 en la segunda temporada blanquiazul en Segunda B. Volvió a ocurrir algo similar al equipo que dirigía Manolo Jiménez en la campaña 99-00 -la primera de la era Ortiz– y de nuevo se repitió la historia poco después, en el ejercicio 2001-2002, con Alvaro Pérez en el banquillo herculano que más tarde ocupó Felipe Miñambres.

Con Pacheta como técnico el Hércules ha vuelto a lo de otras veces en esta misma categoría. Una primera mitad de campeonato con mejores números que sensaciones. Y eso en el fútbol suele ser pan para hoy y hambre para mañana. Antes o después llega un huracán en forma de crisis que hace saltar por los aires las miserias de la planificación. Pasó en anteriores etapas herculanas en Segunda B y en la actual parece una reedición de la misma película aunque con diferentes actores. Eso sí, el director y productor es el mismo.

Pero si esta crisis tiene algún aspecto positivo es que ha llegado pronto y todavía hay tiempo para tratar de enderezar el rumbo. Es importante que en enero se vea la auténtica realidad que para demsiados ha estado tapada desde septiembre por un ficticio liderato que no transmitía nada a la grada. Una buena prueba de ello es la escasa respuesta en la campaña de medio abono que comenzó en diciembre con el Hércules en lo alto de la tabla. Y es que la gente no es tonta y sabe mucho más de lo que parece. Experiencia en Segunda B, con 12 años sufriendo esta categoría, no le falta.

A diferencia de otros años en los que el Hércules iba por el mismo camino, la cruda realidad no ha llegado en plena promoción como le ocurrió a Manolo Jiménez en el año 2000 o con la competición muy avanzada como le pasó a Moncho y Alvaro Pérez. En enero aún hay margen de maniobra aunque para ello habrá que atinar más que en el verano, tanto para refuerzos como en la elección de un posible nuevo entrenador en el caso de que Pacheta fuera finalmente destituído. Porque, al igual que en los antecedentes mencionados, ese es el problema de fondo. Y Ramírez lo sabe. Tanto que, al igual que la grada, conoce el final de la película.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?