EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Una magia que atrapa

BEATRIZ RAMÍREZ

Sin pasión, sin sentimiento, sin espíritu, el Hércules jamás habría sobrevivido a 90 años de vértigo. Desde aquel lejano 1922 en el que Vicente Pastor “El Chepa” decidiera inscribir al club de fútbol de referencia en Alicante hasta el año 2012, el herculano ha convivido obsesionado entre alegrías y decepciones, entre sueños y pesadillas. Un contraste de emociones, de sensaciones, que provocan una peculiar manera de vivir imposible de explicar.

Una historia llena de altibajos que han convertido al Hércules en un vacilante club abonado al desolador sufrimiento. Una apuesta futbolística que no ha sido especialmente generosa con sus fieles a lo largo y ancho de estas nueve décadas. Pese a todo, esta aventura blanquiazul también se ha mostrado seductora con guiños tan sorprendentes como increíbles. Ese es el encanto del Hércules. Una magia que atrapa y de la que resulta imposible escapar por muchos golpes que recibas. Una forma de entender el fútbol apartada de la razón que solo puede explicar un herculano que siempre ha estado por encima de las victorias, de los ascensos y, sobre todo, de las derrotas o los descensos. Igual que un hijo descarriado que ha alternado una vida burlona con algún momento supremo.

Y es que el pergamino de la historia del Hércules no se limita a veinte años en Primera División, a ocho ascensos a la máxima categoría o gestas como la del Bernabéu y las dos últimas en el Camp Nou. La historia blanquiazul es mucho más que eso. Es un sentimiento que tiene alma, un principio vital e inmaterial tan complicado de entender como el Hércules. Porque el alma va más allá de lo material o de lo físico. Gracias al alma poseemos instintos, sentimientos, emociones o pensamientos. Es la esencia del hombre. Es el espíritu del Hércules. Una esencia y un espíritu pasional que dura más de 90 años.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?