EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Un respeto a la historia del Hércules

J. A. SOLER / @jasoler65

“¿Quién es ese Falagán?”, preguntaba hace pocas semanas una de las personas de máxima confianza de Enrique Ortiz tras hacerse público el proyecto deportivo de los exjugadores del Hércules que ha sido presentado al alcalde de Alicante esta misma semana. Esa pregunta, formulada por un exconsejero con firma de la SAD, explica lo inexplicable, que el actual presidente remunerado hable con desprecio de aquellos que han hecho historia en el equipo alicantino.

Porque si los dirigentes de un club faltan al respeto a sus propios abonados castigando su fidelidad, a la cantera haciendo pagar a las jóvenes promesas 725 euros por jugar en el Hércules, a inumerables empresas alicantinas por dejarlas colgadas en tres concursos de acreedores, a los contribuyentes por intentar burlar 18 millones de un aval público…, no es de extrañar que también lo hagan con su historia.

Por lo visto, Carlos Parodi no entiende que si su salario como presidente del Hércules es comparable al de un concejal o diputado en Alicante es gracias a lo que han hecho esos a los que echa en cara pedir alguna invitación por asistir a los partidos del Rico Pérez. Porque Falagán, Tote, Rodríguez, Rastrojo, José Antonio, Luis Paños o Israel Izquierdo han hecho posible, junto a muchos otros, que el club alicantino sea un histórico aunque ahora se encuentre en las catacumbas del fútbol español por una nefasta gestión en la que este presidente ha participado activamente. Desde luego, han hecho mucho más que él por engrandecer el nombre de un símbolo de Alicante. No hay comparación posible.

Cuando un exfutbolista como Falagán viaja expresamente a Alicante desde la otra punta de España para luchar por un Hércules mejor, Tote se desplaza desde Madrid para lo mismo, Rodríguez adquiere acciones por valor de 3.000 euros, José Antonio puso su firma en el mejor equipo blanquiazul de la historia, Rastrojo y Luis Paños ganaron en el Bernabéu en aquella inolvidable gesta de hace 30 años o Israel fue protagonista en aquel ascenso en Las Palmas, escuchar comentarios despectivos hacia esta gente resulta una falta de respeto inadmisible. Y mucho más si parten del presidente remunerado del club.

Dicen que no hay mal que por bien no venga. Y es que, en el fondo, los exjugadores deben estar “agradecidos” a esas palabras de Carlos Parodi. Porque si algo ha conseguido con este menosprecio a la historia herculana es reforzar un proyecto deportivo que ofrece un modelo de gestión opuesto al que se ha llevado en los últimos 20 años con supuestos inversores que han conducido al club alicantino a la ruina económica, social y deportiva.

 

 

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?