EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Un Hércules de esparadrapo

J. A. SOLER / @jasoler65 / Foto: Hércules CF.

Alguno podrá agarrarse a la facilidad con la que le pitan penaltis al Hércules, que si el árbitro, que si la mala suerte, que si los lesionados, que si… El caso es que ir últimos en Segunda B, sumar un punto de 18 posibles y acumular cinco derrotas consecutivas en la categoría más baja en la que ha militado hasta ahora el equipo alicantino no puede justificarse como un cúmulo de fatalidades o adversidades. No, es algo mucho más profundo.

Es más bien una interminable sucesión de despropósitos durante las dos últimas décadas. Con maestros consumados para el arte de no pagar junto con incompetentes para construir proyectos serios y profesionales resulta imposible que ese cóctel en este Hércules de esparadrapo pueda funcionar.

Es cierto que ni los más agoreros del lugar podían imaginar un escenario tan dramático, pero analizando bien en qué manos está el club y, sobre todo, su hoja de ruta desde hace 20 años, tampoco debería extrañar tanto estar ahora mismo al borde del abismo.

Que un equipo supuestamente profesional tenga que jugar en Llagostera con camisetas de entrenamiento y dorsales de esparadrapo es el reflejo de cómo funciona el club. Sabiendo que Usón Rusel, el mismo árbitro que obligó a repintar las áreas del Rico Pérez antes de un partido por no tener las medidas reglamentarias, es muy quisquilloso con estas cosas, presentarse con un uniforme negro o azul para enfrentarse a un equipo que viste de azulgrana resulta difícil de justificar.

Si ocurren estas cosas es porque en todos los estamentos del fútbol saben de sobra que el Hércules es una chapuza permanente, con lo cual es fácil perderle el respeto. Porque el respeto es un valor moral que cuesta mucho ganárselo y muy poco perderlo. Y por el Rico Pérez se han registrado demasiado episodios en los últimos años para que a este símbolo de Alicante no le respeten ni el colectivo arbitral, ni los rivales, ni a nivel federativo, ni la Liga Profesional, ni las administraciones públicas, ni la Unión Europea, ni nadie.

A esto ha quedado reducido este Hércules de esparadrapo y chapucero, Y por eso le va como le va con el baloncito, otro que tampoco respeta a quién lo maltrata. Así, no es tan difícil que se esté produciendo una situación jamás vista por el Rico Pérez.

Colistas y asomados a la cuarta categoría del fútbol español, nunca el Hércules se vio en una de estas, demuestra que los que manejan la SAD no han aprendido nada en 20 años. Ya es hora que dejen el juguete, aunque esté roto en mil pedazos, a otros por si acaso dan con la tecla para recomponerlo y hacerlo medio funcionar de nuevo.

Porque está visto y comprobado que es imposible que esto funcione con los actuales mandamases. Por redes sociales y foros herculanos se habla ya de movilizaciones para intentar sacar a los que conducen la SAD del Rico Pérez.

A ver si viendo al Hércules camino de cruzarse con el Intercity o el Recambios Colón se agita de verdad y empieza otra era. Alicante lo necesita porque no puede vivir un día más con esta permanente vergüenza que va más allá de perder en Llagostera (2-1) con dos penaltis en contra. Que el enfermo está tan malito que casi lo de menos es que la pelotita entre o no.


You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies