EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Tres años de crispación con Portillo

J. A. SOLER / @jasoler65

El 3 de agosto es una fecha señalada para el Hércules porque ese día de 1974 se inauguró el estadio Rico Pérez. De ello, EstadioDigital.es dio buena cuenta de ello hace un año con un especial de varios reportajes conmemorativos sobre el 40 aniversario de un coliseo que en los últimos 8 años ha sido propiedad de Aligestión, sociedad que controla Enrique Ortiz.

Curiosamente, otro 3 de agosto aunque más reciente, el de 2012 también aparece como una fecha destacada en la historia reciente del Hércules. Fue el día que Javier Portillo, yerno del propietario del estadio donde juega habitualmente, regresó al club alicantino haciendo saltar por los aires un proyecto deportivo liderado por Sergio Fernández que, con sus aciertos y errores, se había ganado la confianza de la afición blanquiazul.

Aún permanece en el recuerdo el recibimiento que un nutrido grupo de aficionados tributó a Portillo a su llegada al estadio Rico Pérez aquel 3 de agosto de 2012 para ser presentado por Jesús García Pitarch, entonces presidente del Hércules durante aquel convulso verano. Las imágenes grabadas por un conocido seguidor herculano hablan por sí solas.

Y es que desde aquel día nada fue igual. No es que antes el Hércules fuera un remanso de paz, pero al menos había un ambiente respirable. La llegada de Portillo generó una crispación tal que solo un milagro evitó el drama en la temporada 2012-2013. Ni siquiera esa milagrosa permanencia sirvió como punto de inflexión. El proyecto estaba tan viciado que un año después el equipo alicantino regresó a Segunda B.

La imagen de Portillo escondido en el banquillo del Rico Pérez mientras la grada le señalaba en el último partido en Segunda contra el Barça B pasará como una de las situaciones más esperpénticas que el estadio alicantino ha vivido en sus 41 años de existencia. Sin embargo, esta grave incidencia no influyó para que días después el delantero ampliara su contrato en el Hércules. Ver para creer.

El divorcio entre la afición y Portillo se mantuvo en la última temporada. En la primera jornada, en Elda, más de un millar de herculanos pidieron de forma clamorosa su marcha. Aún estaba el mercado abierto, pero continuó. Después de muchos partidos en el Rico Pérez en los que ha sido pitado, el delantero celebró su último gol con el Hércules mandando callar a un sector de aficionados del fondo sur.

Pese a todo, Portillo tuvo la oportunidad de resarcirse en el Carranza en el último suspiro de la eliminatoria contra el Cádiz. La providencia quiso que le cayera un balón en su pies en buena posición para marcar un gol que hubiera podido cambiar todo. No lo aprovechó y su empeño en continuar donde nadie le quiere agrava más si cabe su situación en el Hércules. Todo desde un 3 de agosto de 2012. Tres años justos que parecen tres siglos. Y lo que queda.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?