EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Toni Gallego: “Nuestro objetivo es estar en LEB Oro dentro de 4 años”

GUSTAVO L. SIRVENT

El pasado 12 de noviembre cumplió 100 días al frente del Club Baloncesto Lucentum. Desde el 5 de agosto que cogió las riendas de una nave hundida, él y sus compañeros de viaje, Dani Adriasola y Miguel Médicis, están trabajando a marchas forzadas para reflotar un barco que ha tocado fondo. Están haciendo una tarea ardua para reflotar un pecio destrozado, pero mantienen el optimismo de cara al futuro. Toni Gallego, a sus 39 años, quizá sea uno de los presidentes más jóvenes de una entidad deportiva en España, pero tiene claro cuáles son sus objetivos. El principal es devolver al club que le formó como jugador al sitio del que nunca debió salir. En esta entrevista en exclusiva para www.estadiodigital.es desmenuza todas las coordenadas de su gestión.

-Lleva 100 días al frente del Lucentum. ¿Qué balance puede hacer?
-Tenemos varias vertientes. La deportiva está muy bien. El equipo está respondiendo a lo que pensábamos, a la apuesta por una plantilla joven, con una media de 22 años. Están demostrando su potencial y estamos muy contentos con el trabajo de los jugadores y del cuerpo técnico. La parte importante del trabajo del club ha pasado por estabilizarlo. Bajar de una categoría superior, tener una infraestructura en cuanto a trabajadores y medios, ha sido un trabajo muy fuerte. Todo esto llevando el día a día de un club que mueve unas 200 personas entre la base, entrenadores, etc. Debíamos resolver esta situación rápidamente al coger el club tan tarde. En la parte económica, el año lo teníamos bastante claro, pero tenemos que trabajar en darle una viabilidad al club a medio y largo plazo. En ello estamos ahora con las instituciones.

-¿Cómo se les ocurre la idea de embarcarse en este barco?
-La idea de llevar un club de baloncesto la veníamos rumiando tanto Dani Adriasola como Miguel Médicis y yo mismo desde que coincidimos en Alfaz del Pi hace cuatro o cinco años. Podía haber sido el Lucentum, o un club nuevo o en otra ciudad, pero salió esta opción al dejar la presidencia Luis Castillo. Al final es el club de nuestra ciudad y en el que yo me he criado deportivamente. Qué mejor que poder llevarlo adelante y hacerlo de una forma muy clara.

Toni Gallego

-Habrá gente que les tilde de locos al coger las riendas de una entidad con tantas deudas y en una categoría amateur.
-No te digo que no. Era esto o que el club desapareciese. Tenemos muy claro, con respecto al dueño de esta entidad, que es el Ayuntamiento, que nuestra responsabilidad es desde que entramos en adelante y que tenemos que lidiar con todo lo anterior, ya sea bueno o malo. Dejar caer una cosa tan buena Alicante como es el Lucentum no lo veíamos como opción.

-Tengo entendido que en su día, antes de entrar en el club, tuvieron una reunión con Luis Castillo que no fue muy bien…
-No es que no fuera bien. En su momento, Luis todavía no había dimitido, pero sí había anunciado en prensa que lo iba a dejar. No sabíamos si eso se iba a llevar a cabo o no y pensamos que el camino correcto era reunirnos con él y plantearle la posibilidad que si él estaba dispuesto a dejarlo que tuviese la seguridad que nosotros estaríamos ahí para gestionar el club. Entonces, él siguió jugando sus bazas, agradeció que en caso de que lo dejase tuviese una alternativa que veía buena, pero nos expresó que aunque lo había declarado en prensa no iba a dejarlo, que iba a hacer una última intentona de obtener dinero para intentar salir en LEB Oro.

-El siguiente paso fue ir al Ayuntamiento para ver si desde allí recibían el visto bueno…
-Una vez Luis nos dice eso, nos juntamos con la empresa T&T, con Tomás Jofresa al frente, ya que ellos habían planteado al Ayuntamiento la posibilidad de ayudar a la directiva que estuviese, pero no gestionar. Eso concuerda con que nosotros queríamos entrar de lleno. Fuimos como grupo a hablar con el Ayuntamiento. Le planteamos muy bien lo que queríamos. Poniendo los pies en tierra y poco a poco, conforme el club pueda ir ascendiendo de categoría tanto deportiva, como económicamente como en forma de apoyos de masa social, cada uno tenemos que hacer nuestra parte. En base a eso podremos estar en LEB, EBA, o ACB, dependiendo de donde llegue nuestra masa social y el apoyo que tengamos.

-¿Cuál es la promesa del consistorio nada más llegar?
-Hay un concurso de acreedores con un convenio de cese del concurso y el pago del convenio. Tenemos que demostrar que no generamos deuda. Hay que ir año a año. No hay una promesa de pagar los próximos diez años. Entiendo que tampoco puedan hacerla porque hay elecciones y puede haber cambios. Pero lo primero tenemos que argumentar que lo que hemos dicho se cumple.

-¿A cuánto asciende el convenio de acreedores anualmente?
-Unos 300.000 euros anuales durante los dos primeros años. Al partir del tercer año entran ya los acreedores que no son Hacienda y Seguridad Social y entonces asciende a 450.000 euros anuales durante siete años. Es el convenio que se firmó en los juzgados.

-¿Han encontrado el apoyo del Ayuntamiento a nivel institucional, no ya solo el económico?
-Sí. En ese aspecto no podemos tener queja en este momento. Tenemos claro cuál tiene que ser la viabilidad del club y vamos a tener una ronda de reuniones con ellos para plantearles cómo vemos que tiene que ser la gestión del club para que sea viable año a año y pueda ascender de categoría sin generar deuda. Hasta ahora nos han abierto puertas que creíamos que podían estar cerradas como Diputación o empresas que están dentro del concurso de acreedores. Es el mismo club, pero somos una directiva nueva y es como si partiéramos de cero en ese sentido.

Toni Gallego

-¿Qué piensa un economista como usted de la gestión que se ha llevado en el Lucentum en los últimos años?
-Ha sido un poco acorde a la economía española en general. Hemos tenido años de bonanza en los que la mayoría de la población ha vivido por encima de sus posibilidades. Hemos tenido créditos por parte de los bancos y se ha vivido en la abundancia. Cuando llega la recesión, si mantienes el ritmo más de lo que debes, te pasas. Se ha acumulado una deuda de nueve millones de euros, pero si lo ponemos en perspectiva, hay muchos clubes, no sólo de básquet, que han vivido por encima de sus posibilidades. Quizá podríamos haber cortado esto antes y no se hubiera acumulado tanto.

-El pasado verano se rumoreó una posible fusión con el Hércules. ¿Cómo quedó aquello?
-Desde que nosotros entramos no tenemos noticias de ello. Sí que sabemos, al igual que ha ocurrido en Elche, que se barajaba la opción desde el Ayuntamiento de unificar los clubes, pero no hemos tenido noticias.

-En el presente, ¿cuál es la hoja de ruta marcada a nivel económico y deportivo esta temporada?
-Tenemos la ventaja de militar en una categoría en la que el presupuesto del primer equipo no supone un gasto importante. Todo el club está entre 120.000 y 150.000 euros, dependiendo de los resultados de los equipos de la cantera. Más del 80 por ciento del presupuesto va destinado a la base. Aquí los gastos principales son viajes, entrenadores y equipaciones. Le encontramos el lado positivo de no haber salido en Liga EBA que nos acarrearía tener 15.000 o 20.000 euros más de presupuesto como mínimo. Tenemos un año de margen económico para sanear pensando que el año que viene estaríamos en EBA e ir un curso por delante. Hemos planteado que con los apoyos que tenemos, el año lo tendríamos cubierto. Todo lo que vayamos generando de más tiene que contar de cara al año que viene para hacer una plantilla competitiva, contando con la base de la plantilla de este año y poder tener un par de refuerzos para estar en la parte alta.

-Tengo entendido que ustedes quieren llevar la seriedad de gestión al más mínimo detalle, ya que tienen dados de alta en la Seguridad Social a todos sus entrenadores y empleados, algo atípico en los tiempos que corren…
-Sí. Pensábamos que un club, tal y como está la economía, se ha de nutrir de su base. Para eso, la base tiene que trabajarse bien. Los entrenadores tienen que ser buenos, debe haber una programación a medio y largo plazo para llevar el potencial de los chavales al máximo posible. Una de las cosas básicas para que la gente trabaje bien y esté contenta es que se le asegure en la Seguridad Social. No puede haber un técnico en un club que trabaje cuatro o cinco años y no tenga nada cotizado. Es una de las medidas, que económicamente nos cuesta, pero pensamos que era básico para poder hacer club. Lo que no podemos hacer es mantener la estructura que había antes porque no tiene sentido en una categoría que no es LEB o ACB.

-Comentaba antes que esperan estar en EBA la próxima campaña. ¿Todo lo que no sea eso es un fracaso?
-Ascender es nuestro objetivo. Deportivamente sería lo óptimo, pero si no se puede, siempre hay opción de optar a subir en los despachos, que no nos gustaría. Este año no hemos salido en EBA porque con anterioridad a nuestra llegada no se quiso poner el aval, que era de 8.000 euros. No se puso porque se quería salir o en LEB Oro o en nada. Vamos a intentarlo todo, pero por el sistema de competición que tenemos es complicado. Tú puedes hacer una muy buena primera fase, luego tienes una segunda fase con tres equipos, que te la juegas a otros tantos partidos. Si pasas esa criba, te la juegas a un solo partido en semifinales y a otro en la final. Somos un equipo joven y a un partido puede pasar cualquier cosa. Igual que puedes ascender ganando a un equipo que pueda ser superior a ti, también puedes perder.

-¿Y a medio y largo plazo cuál es el objetivo?
-El objetivo del club debería ser estar en LEB Oro, como mínimo. Depende de cómo vayamos llevando el tema económico. No vamos a ascender a LEB Oro si no tenemos apoyo y vemos que tenemos un presupuesto de cara al año siguiente que pueda hacernos competir en condiciones. Podríamos ascender deportivamente y renunciar a la plaza. Nuestro objetivo es poder estar en cuatro años en LEB Oro. Si desapareciese la LEB Plata, que es una competición cogida con hilos, porque todos los años están ampliando plazos para completar grupos, desde EBA estás a un paso de LEB Oro. Sería factible tener un par de años de consolidación en EBA e intentar dar el salto a Oro. Con los apoyos que nos estamos encontrando hasta ahora, si hacemos las cosas bien, sería viable.

-La mayoría de entrenadores de Primera Nacional coincide en que este Lucentum estaría en la parte alta de la EBA. ¿Piensa lo mismo?
-Viendo el nivel que estamos mostrando nosotros, el que hay en EBA y los partidos que hemos jugado contra equipos de EBA, considero que estaríamos en media tabla. Es una ventaja tener mucho potencial, pero es un hándicap tener un equipo con una edad media baja en cuanto a regularidad. Comparo mi equipo, salvando las distancias, con una plantilla que estuvo en EBA como el Valencia Bàsquet. Su segundo equipo siempre ha sido joven, que ha tenido resultados muy buenos, pero ha sido irregular y conforme avanzaba la temporada mostraba más nivel.

-Hablaba antes de que la media de la plantilla es de 22 años, pero también hacen la apuesta de fichar a un técnico joven como Kuko Cruza. ¿Qué les decide a decantarse por su fichaje?
-A Kuko lo conocíamos como jugador y como persona de haber jugado con él. Es un hombre que es muy estructurado en su trabajo y muy profesional. Si a eso añadimos que tiene la experiencia y la psicología para llevar un grupo, creo que dimos en el clavo. Él era el típico jugador que una vez fuera del partido y del entrenamiento también era entrenador. Siempre, con una crítica constructiva, se autoexigía él y exigía a los compañeros dar un poco más. Si a eso le unimos que el año pasado, en su primer año en los banquillos, asciende a Benidorm a Liga EBA, pensamos que él puede crecer con el club en la misma línea y la puesta era bastante lógica.

-Y también apuesta por gente de Alicante…
-Sí, de fuera sólo tenemos a Albert Masllorens. En Alicante, el gran problema que tuvimos para hacer una plantilla completamente alicantina era las posiciones interiores. Recuperamos a José López Valera, después de estar tres años sin competir. La estructura del equipo que marcamos era tener cuatro o cinco jugadores menores de 22 años, con mucho potencial, otro grueso que nos diese algo más de estabilidad, que tuviese entre 22 y 26 años, que en dos o tres años nos pudiese llegar a valer como gente de rotación en LEB y luego buscábamos dos personas más veteranas que nos diesen un empaque competitivo. En ese caso encontramos a José como referencia interior y luego, en lugar de tener una referencia exterior, que teníamos pensado, completamos el juego interior con Albert.

-¿Qué opina de que la masa social se siga acordando del Lucentum a pesar de jugar en Primera Nacional? ¿Cree que el club puede hacer algo más para enganchar a ese aficionado que por circunstancias de la categoría ha dejado al equipo de lado?
– La gente está respondiendo bastante bien. Tenemos contabilizadas más de 400 personas de media en Liga. Lo más sorprendente fue que en el primer partido de pretemporada que jugamos en Babel pensando que nadie vendría a verlo porque era un partido entre semana, llenamos el pabellón. De hecho, eso fue una de las cosas principales que nos hizo pensar que no podíamos jugar allí porque si nos vienen a ver 600 personas no podrían entrar. Tenemos en nuestro debe comunicar más con la gente. Estamos trabajando en la página web, estamos manteniendo la comunicación en redes sociales, pero hay que establecer más lazos con la masa social. El año pasado teníamos 1.300 abonados y este año no tenemos abono, ya que la entrada es libre. Lo que sí vamos a hacer es mantener los derechos a los antiguos socios. El año que viene, si estamos en EBA, sí que habrá abono, pero será mucho más económico.

-Más que nada porque en los momentos importantes de la temporada hará falta el apoyo del aficionado…
-Siempre hace falta. Estamos muy agradecidos a la peña Kali, que nos hace diferenciarnos del resto de clubes. En el pabellón se ve un ambiente diferente. El Centro de Tecnificación se hace muy grande y gracias al ambiente que tenemos, los rivales llegan con más respeto, ya que no están acostumbrados a jugar así.

-Acabamos con algo que le es muy cercano. ¿Cómo ha digerido la pérdida de una persona como Paco Pastor? ¿El club va a hacer algo en su memoria?
-Ha sido un palo muy fuerte, sobre todo para la familia. Todo lo sentíamos como el patriarca de este Lucentum y desde el club estamos en comunicación permanente con la familia. Este fin de semana se guardará un minuto de silencio y la peña Kali quiere hacer un pequeño homenaje con pancartas. Un club que creó él merece, como mínimo, un reconocimiento. Estamos pensando en hacer un par de eventos, uno de ellos un torneo, el Memorial Paco Pastor. No sabemos si será con el primer equipo o con categorías inferiores. Luego, vamos a hacer un día del club donde compitan internamente nuestros equipos y también traeremos plantillas de veteranos. Es cuestión de institucionalizar eso, siempre contando con el beneplácito de la familia y los plazos que nos marquen ellos.

Fotos: J. A. Soler

Toni Gallego

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?