EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Será su club, pero siempre será nuestro equipo

FRANCISCO J. GARCÍA QUINTO

Se perdió la Batalla del Ebro. Una más y no cualquiera. Otro entrenador a la calle. Otra huida hacia adelante después de catorce fichajes que futbolísticamente  en su mayoría son morralla (conjunto de cosas diversas de escaso valor). En resumidas cuentas, la plantilla es una de las peores de nuestra larga historia, es casi seguro (ojalá me equivoque) que no nos va a dar nada bueno de aquí al final de liga, por más que lo queramos porque están casi  hundidos, muchos no dan más de sí y la mezcla entre jugadores acabados y no aptos es bastante chusca para nuestra desgracia.

Cualquiera diría que nos han dado gato por liebre. Nos vendieron teóricos jugadores solventes  que en realidad son grandes decepciones. Samuel y Falcón tristemente encabezan ese ranking. Nos vendieron como delantero centro alguien que no lo es como Óscar Díaz, que además de estar prácticamente acabado se permite el lujo de reírse de la grada, siendo incapaz de aceptar las críticas. Una promesa del Levante como Pepelu cuyo nivel no es muy superior a jugadores del Hércules B y jugadores como Santamaría, Navarrete o Carlos por citar solo unos pocos, que no están a la altura de las circunstancias. Si a eso sumamos que el mediocentro con personalidad ha de ser Miñano, porque no hay otro, entenderemos muy bien porque nos cuesta tanto ganar partidos.

Este Hércules nació muerto cuando arrancó tres semanas tarde y se conformó con armar una plantilla envejecida, de retales con nombre, que se muestran incapaces de dar la talla en un equipo que debiera luchar por el ascenso. Los grandes culpables de todo lo que nos pasa son estos jugadores que ayer parecía que se jugaban un torneo veraniego de pretemporada en vez de un importantísimo partido de liga que acabó costando el puesto a un entrenador honrado como Claudio Barragán, que sin embargo también ha decepcionado a la parroquia blanquiazul por su inoperancia táctica en el último mes.

Es ley del fútbol no escrita que sin resultados los técnicos son los primeros en caer. Algo absurdo y que habría que cambiar porque es una locura deportiva e institucional sustituir tantas veces al técnico. Eso únicamente revela que no hay timón, no hay estrategia a largo plazo, solo hay mucha ansiedad por ascender, quizás demasiada y golpes de ciego en busca de lo improbable.

Más nos vale que  esta temporada acabe cuanto antes y con una permanencia holgada. La pesadilla acabará en mayo. Ya luchamos por esa meta menor que consiste en alcanzar los 43 puntos. Creo que serán clave los partidos ante el Aragón, Peralada y Formentera para lograr ese objetivo. Más allá de eso, me sorprendería que podamos clasificarnos para la Copa del Rey. Así están las cosas con tanto empate y tan pocas victorias. No está el horno para bollos ni para hacernos más falsas ilusiones y sí para cambiar de ciclo.

Los Peña, Chechu y compañía ya no están para hacernos luchar por el play off. Su tiempo pasó, la veteranía es un grado pero tener una plantilla envejecida, sin hambre y además sin pegada es letal para cualquier equipo ambicioso de cualquier categoría. Aquí ya no marca diferencias ni el Tato. Se falla lo infallable y da la sensación de que ni jugando cuatro días y noches seguidos este Hércules sería capaz de ganar un partido en casa.

Portillo, arte y parte de la composición de esta plantilla es el primer responsable de todo este provisional desastre.Así funciona esto y hay que estar a las duras y a las maduras. Pensándolo bien, le considero una parte importante del club actual, pero tal vez debiera reforzar el área técnica para el año que viene, rodearse de más técnicos que conozcan a la perfección esta categoría y seguro que así minimizará errores de cara al año siguiente. Otra opción es que como propietario que es, se haga presidente. En mi opinión podría hacer muy bien ese papel porque es una persona preparada, de trato agradable y educado. Eso está fuera de toda duda al igual que su fracaso en el final de su carrera como futbolista en Segunda B o su escaso éxito en la planificación deportiva, motivado también por las dificultades económicas del club a las que por cierto nos abocaron tres leyes concursales y dos descensos deportivos. De todos modos, Portillo no es ni el primer director deportivo que fracasa ni el que peor lo ha hecho, por desgracia hemos tenido mucho peores . El problema actual es que estamos en una categoría deficitaria y que el club agoniza. Así, fallar en lo deportivo se torna doblemente contraproducente y la afición ya está muy harta de todo, por no decir que casi le da igual.

Seis años de grandes y pequeñas derrotas en lo institucional, en lo social, en lo político (qué decepción, Sr. Echávarri) y en lo deportivo han vaciado las gradas del Rico Pérez, que sirven únicamente para que equipos como el Cádiz celebren su ascenso en nuestras barbas o que jugadores de equipos de barrio o de pueblo se saquen selfies después de puntuar o ganar en nuestro estadio, ante la atenta mirada de los irreductibles herculanos, que son los únicos que salen del Rico Pérez con cara de locos, tras presenciar cada quince días el mismo partido, con la misma angustia e impotencia de esta insulsa era deportiva, iniciada en el verano de 2012 tras apartar a Sergio Fernández de su cargo.

Vendrá un nuevo entrenador, en verano quizá otro, quince nuevos jugadores, previa dolorosa rescisión de más de media docena y la vida seguirá igual en el Planeta Hércules, aquel en el que la culpa siempre es de los demás, de la mala suerte, de la inercia improductiva o del microclima de Alicante. Y alguien nos dirá que sí, que el año que viene seguro que es el del ascenso, que nos abonemos, que creamos en los que por una cosa o por otra han destrozado durante años nuestra ilusión, pero a la vez sostienen al club para que no desaparezca. Es ingrato, lo sé y contradictorio pero también les digo que ahí estaremos, por no decir que siempre estaremos porque será su club, pero es nuestro equipo. Macho Hércules, ahora más que nunca.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?