EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Se cumplen 65 años del primer podio español en el Tour, el del oriolano Bernardo Ruiz

F. J. PERSONAL

Medio siglo, una década y un lustro, ahí es nada. El 19 de julio 1952 es una fecha escrita con letras de oro en la historia del ciclismo y del deporte español, y es que por vez primera un ciclista nacido al otro lado de los Pirineos logró pisar el podio final de París en el Tour de Francia.

Bernardo Ruiz “El Pipa”, apodado así por su costumbre de chuparse el dedo, nació en Orihuela un frío 8 de enero de 1925. Como fríos iban a ser sus primeros años de vida, en un país navegando en la convulsión que desembocaría en el estallido de la Guerra Civil en 1936, un país al que seguirían los duros años de posguerra tras el fin de la contienda en 1939.

Muy pronto tuvo Bernardo que comenzar a ganarse la vida. Con una bicicleta que pesaba más de 20 kilos, siendo un niño aún, repartía frutas y hortalizas de la huerta oriolana. Un vecino vio en esas piernas un futuro prometedor, le cedió una bici más ligera y así se empezó a vislumbrar lo que Bernardo confirmaría ser después, un ciclista de los grandes.

Mientras Europa se desangraba en la Segunda Guerra Mundial, El Pipa comenzaba a tener sus primeros éxitos. En 1944 ganó la Vuelta a Valencia, y el mismo año consiguió victoria en la prestigiosa Volta a Cataluña, en la que pudo participar gracias una colecta de los vecinos de su pueblo. Por Alicante su nombre ya era conocido en el mundillo ciclista.

En 1946 ganó el Campeonato de España de ciclismo en ruta, prólogo del éxito que borda su palmarés: la Vuelta a España de 1948. En esa edición Bernardo ganó a lo grande, con tres etapas en su zurrón, maillot de la montaña y general final. El Tour de Francia, la gran carrera, tierra semi descubierta por los españoles, le reclamaba.

Tras 11 largos años sin presencia española en la Grande Boucle, el régimen franquista quería externacionalizar España, y en 1949 seis valientes ciclistas formaron el combinado nacional en el Tour. Ninguno consiguió acabar, pero Bernardo hizo su aparición y conoció la cara más dura de este deporte.

En 1950 España no participó en Le Tour, por lo que Bernardo no pudo asistir. Pero en 1951 regresó, y lo hizo por la puerta grande al conseguir dos victorias de etapa en Brive-la-Gaillarde y Aix-les-Bainsun. Se convirtió así en el primer español que conseguía victorias en las tres grandes: Vuelta a España, Giro de Italia y Tour de Francia.

Tour de Francia de 1952  

Se podría hacer una película sobre esta edición de la ronda, puesto que el libro ya existe. Valgan dos datos para contextualizar la importancia de este Tour: fue la primera vez que se subió el hoy mítico Alpe D´Huez, y fue la primera vez que la carrera fue televisada. También este Tour dejó la fotografía más famosa y polémica de la historia del ciclismo, Gina Bartali y Fausto Coppi, quién entregó el bidón a quién.

El campeonísimo Fausto Coppi venció en Alpe D´Huez y también se proclamó campeón del Tour. La leyenda italiana eclipsó a todos sus rivales durante las 23 etapas y 4.807 kilómetros de la edición. Pero ahí, entre grandes nombres del ciclismo como Coppi, Bartali, Robic, Ockers o Magni, Bernardo Ruiz firmó su tercer puesto en clasificación final y saboreó los placeres del podio de París.

Un oriolano que había forjado su fortaleza en el hambre, en una España donde era más fácil conseguir vino que agua, donde no había gatos en las calles, vino a decir así que los ciclistas españoles tenían mucho que decir en este deporte. Bernardo rompió muchas barreras, y comenzó a enterrar los complejos de inferioridad de los españoles. Solo siete años después, Bahamontes alcanzaría la gloria en Francia. Pero fue El Pipa, un chico de Orihuela, el que abrió el camino. Un pionero no siempre reconocido, un grande del deporte español.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?