EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Rivero devuelve la alegría al HLA Alicante ante el Real Murcia (95-73)

GUSTAVO L. SIRVENT (@gustavolsirvent). Foto: José Fco. Martínez.

El capitán del HLA Alicante, Pedro Rivero, sacó sus galones, su maestría y su fusil para acribillar al Real Murcia y devolver la alegría al Pedro Ferrándiz. El base segoviano se echó el equipo a sus espaldas y acabó el partido con 26 puntos y 32 de valoración, más seis triples en su haber. A eso hay que añadir su buena dirección de juego, a la que se unió el buen trabajo de Adrián Chapela. Y fue así como el bloque alicantino se reconcilió con la victoria en casa y rompió la racha de tres derrotas consecutivas en el feudo alicantino al imponerse al cuadro murciano por 95-73. La victoria, aunque tuvo como protagonista al jugador lucentino, sobre todo en el último cuarto, se caracterizó por el buen trabajo ofensivo de todo el conjunto, así como una defensa dura, como también ocurrió el pasado domingo ante Baskonia. Y los de casa siempre fueron claros dominadores tanto del marcador como del juego. Este éxito devuelve a los del Centro de Tecnificación a lo más alto de la tabla, a falta de que se dispute la jornada completa. Antes de Navidad habrá un nuevo encuentro en casa. Será el próximo miércoles ante el Cornellá (20:45 h).

Comenzó el cinco alicantino con fuerza en ambos aros, sobre todo gracias a Rivero, Amadou Sidibe y Orion Outerbridge, que colocaron un 7-2 de inicio, que vislumbraba buenos augurios para los locales. Pero enfrente estaba un quinteto igual de experimentado que el lucentino, que supo remar a contracorriente para lograr un 0-6 de parcial tirando de sus foráneos Jasen, Franceschi y Matagrano. Los ataques del bando de Alicante estaban liberados de la tensión sufrida en anteriores envites en casa y eso se notaba en el marcador. Rapidez en el juego y claridad de ideas en la ejecución fueron clave para el despegue (23-13 a la conclusión del primer periodo).

Los renglones no se torcieron para el Lucentum en el segundo cuarto y comenzó igual de entonado que el primero. Buena circulación de balón y, sobre todo, acierto tanto en el perímetro como en la pintura. Orion Outerbridge continuó el estado de gracia que demostró en Vitoria la pasada jornada y un triple suyo dio un +12 a los del Pedro Ferrándiz (33-21, m.14). Esta canasta provocó el tiempo muerto del técnico visitante, Quini García, para que la brecha no fuera mayor. Hendrey Don era el único con la mente clara en el ataque murciano, pero la diferencia no bajaba de los diez puntos a favor de los de David Varela. Un 2+1 de Amadou Sidibe dio al cinco alicantino la máxima renta del choque hasta ese momento (40-27, m.17) y parecía que todo iba rodado en las filas locales, que se fueron a los vestuarios con canasta sobre la bocina de Amadou y con 13 puntos de renta (46-33).

Intentó el Real Murcia variar las constantes vitales del partido saliendo de inicio con una zona 2-3, pero entre el acierto de Pedro Rivero y el de Amadou Sidibe, poco provecho le sacó el cinco visitante a esa variante defensiva. El base lucentino salió enchufadísimo anotando nueve puntos prácticamente consecutivos para dar una máxima de 19 puntos (57-38, m.23). Hasta entonces, el Lucentum no tuvo ninguna pájara. Todo parecía llevar un guion sin alteraciones con la cómoda diferencia, se llegó a un +15 (64-49,m.29), que se redujo por el acierto del base visitante, Juan Ballesta, que, con sus triples redujo diferencias hasta los 10 puntos (64-54). Un punto más para los locales cerraría el tercer acto (65-54). 

El esfuerzo del quinteto murciano, que seguía buscando rápidas soluciones para acortar su desventaja vio cómo se iba abajo porque Pedro Rivero sacó a pasear su clase para gozo de la parroquia alicantina. Dos triples suyos más la aportación de Adrián Chapela sirvió para dejar grogui al Real Murcia cuando todavía quedaba mucha tela por cortar (83-64, m. 35). Un parcial de 0-7 de la formación murciana obligó a David Varela a parar el crono y tranquilizar los ánimos para que su oponente no se viniera arriba (85-71,m.37). Los de Quini García sabían que necesitaban ataques cortos y defensas más agresivas, pero ni por esas. El capitán del Lucentum entró en estado de gracia y nada ni nadie le podían parar. Era la solución a los problemas con los que se podía topar su equipo. Por eso, el Pedro Ferrándiz se puso en pie cuando se sentó en el banco a falta de dos minutos para la conclusión. Con todo resuelto, los puntos llegaron con más fluidez, ya que Murcia acabó tirando la toalla ante el festival anotador de Alicante. Hubo tiempo para que el canterano Miki Ortin tuviera sus segundos e incluso intentara anotar.

Ficha técnica

HLA ALICANTE (23+20+19+30): Kingsley (0), Outerbridge (16), Rivero (26), Amadou Sidibe (20) y Lafuene (0) –cinco inicial- Boubacar Sidibe (0), Ortín (0), Fernández (0), Chapela (16) y Díaz (17).

REAL MURCIA (13+20+21+19): Ballesta (12), Jasen (17), Lledó (17), Matagrano (8) y Bruno (10) –cinco inicial- Hendrey Don (13), Navarro (0), Knezevic (1), Santa (0), Alcaraz (6), Coello (2) y Flann (0).

ÁRBITROS: Alberto Lázaro Rodríguez y Cristian José García Rodríguez. Eliminaron por cinco faltas al local Kingsley y al visitante Jorge Lledó.

INCIDENCIAS: partido disputado en el pabellón Pedro Ferrándiz ante 800 espectadores. La jornada se dedicó a la recogida de juguetes.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?