EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Los responsables de la ruina en el Hércules quedan retratados

J. A. SOLER / @jasoler65

Si el dueño de nada pero que manda en todo en Alicante se rodeara de asesores deportivos con la misma cualificación que sus asesores jurídicos y financieros, estamos completamente seguros de que el Hércules no estaría quedando con el Llosetense o el Mafumet en Segunda B sino que andaría más por la Champions y con serias opciones de ganarla.

Esto viene a cuento por el previsible plan fallido que habían ideado para matar varios pájaros de un tiro. Con el rechazo del IVF a la operación acordeón que iba a ser aprobada en la Junta General de Accionistas de este martes 30 de junio (11 horas en la sala de prensa del Rico Pérez), el tiro les ha podido salir por la culata.

Y es que hay demasiadas casualidades que rodean a una maniobra que el propio alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri, ha calificado como “un fraude de acreedores” al tiempo que anuncia emprender “acciones penales” contra los consejeros o apoderados del Hércules que firmen dicha operación.

Ya es casualidad que esta operación acordeón haya sido parida apenas 48 horas después de unas elecciones municipales y autonómicas con un desenlace inesperado para los intereses de los ideólogos de la operación. Los comicios fueron el 24 de mayo y el consejo de la SAD puso en marcha este proceso el 26 de mayo.

Ya es casualidad que se convoque una Junta de Accionistas seis meses después de la última cuando entre 2011 y 2013 no hubo ninguna. También resulta llamativo que se convoque en un mes de vacío de poder político tanto en Alicante como en la Comunidad Valenciana, especialmente, cuando lo que se tiene que aprobar afecta a dinero público pendiente de pago.

También chirria que una Junta de Accionistas convocada para que la SAD del Hércules cambie radicalmente su reparto accionarial, una minucia de nada, haya reducido su difusión a cero a través de los canales oficiales del club. Seguramente será porque este asunto huele que apesta y no querrán que el olor llegue a sus fieles. Todo un detalle.

Y hay otra casualidad que resulta inquietante. Resulta que el aval de 18 millones del IVF tiene estipulado su vencimiento para el próximo 26 de julio de 2015. Esto quiere decir que a partir de esa inminente fecha el Instituto Valenciano de Finanzas podría pignorar las acciones de la Fundación Hércules. Si la Junta de Accionistas de este 30 de junio aprobara la maniobra ideada no sería posible la intervención.

Quizás por ello únicamente han recurrido al BORME para difundir esta trama financiera en el Hércules. Es lo que marca la ley, evidentemente. ¿Para qué más? Ya puestos, la próxima campaña de abonos debería publicarse en el mismo boletín oficial. Es la mejor manera de llegar a la sociedad alicantina para dar a conocer cualquier movimiento en la SAD herculana. Por esta vía han conseguido que las intenciones del 30-J hayan llegado hasta el IVF.

El problema es que por mucho que en Valencia pongan freno a este numerito, el olor a porquería continuará. Esto no termina con este ridículo histórico. Más bien acaba de empezar y el escenario que se presenta es el mismo que hay desde hace 15 años. Elegir entre morir con dignidad o malvivir sin dignidad ni vergüenza. A este dramático punto han llevado el Hércules los que ahora han quedado retratados tras ser pillados con el carrito de los helados. Y por mucho que ahora quieran disfrazarlo, que no salgan con el cuento de que no les dejan seguir metiendo morfina al club. No son salvadores de nada ni de nadie. Son los responsables de esta ruina. Y deberían responder por ello.

 

 

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?