EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El proyecto de Portillo en el Hércules se somete a su primer examen

J. A. SOLER / @jasoler65

No se ha llegado ni al mes de competición y el proyecto de Javier Portillo como máximo responsable técnico del Hércules se somete a su primer examen de la temporada. Normalmente, esta situación suele darse más adelante, pero una victoria en cuatro partidos ligueros, alarmantes síntomas de continuar con los mismos problemas que en años anteriores y una inminente eliminatoria ante el eterno rival, que además va lanzado, ha generado las primeras dudas en el entorno herculano.

En este escenario deportivo llega el Hércules a la quinta jornada en el grupo III de Segunda División. Y no es por una cuestión de impaciencia, sino de credibilidad. Más aún cuando cualquiera puede ver a otros equipos con las mismas urgencias y presión, que hace poco se desgarraban con una dramático descenso, se han levantado rápidamente para armar un bloque con gol, algo que en el Rico Pérez no encuentran desde hace años.

Eso y no la última derrota en Cornellá es lo que convierte el partido de esta noche en el Rico Pérez ante el Badalona (20.45 horas) en una semifinal para el proyecto de Portillo. La final, con independencia del resultado liguero, será el miércoles en el derbi copero. Un tropiezo en ambas citas dejaría muy tocado al Hércules en todos sus estamentos por lo que está obligado a ganar al conjunto catalán que hace tres semanas cayó en el Martínez Valero por 5-1. Así, el equipo de Siviero llegaría a la esperada cita de Copa con mayor tranquilidad en su entorno.

No solo habrá que mirar al terreno de juego del Rico Pérez en el partido contra el Badalona sino también al cielo. Después de la tromba de agua caída sobre Alicante a las pocas horas de instalarse el nuevo césped del estadio, el riesgo a que el trabajo realizado estos días en la cancha pueda irse al traste es para tenerlo en cuenta. La hierba recién plantada aún está tierna, no está lo suficientemente asentada y disputar ahí un partido en condiciones de lluvia no es lo más conveniente para que el España-Albania del próximo 6 de octubre se juegue sobre una alfombra.

Con Juli lesionado, una situación deportiva con dudas y, sobre todo, el césped en riesgo con un partido de la selección española dentro de 20 días, no sería descabellado contemplar un posible aplazamiento del Hércules-Badalona exponiendo a la RFEF lo que podría suponer para el normal desarrollo del España-Albania, clasificatorio para el Mundial, un terreno de juego desgastado a causa de las condiciones climatológicas de este fin de semana.

 

Con todo ello, el Hércules se enfrenta a 5 días de máxima presión, más por el lastre que arrastra de años anteriores que por estar en mitad de tabla en septiembre y haber sumado únicamente 5 puntos de 12 posibles. Un doble examen que aclarará si este proyecto está preparado para levantarse de una dura caída y, por otro, si tiene capacidad para mirar a los ojos a uno de sus más directos rivales en la lucha por el ascenso. Todo apunta a que no habrá término medio. En función de lo que ocurra en estos días, el Hércules saldrá muy reforzado o sufrirá la primera crisis deportiva de la temporada. Más adrenalina para el sufridor herculano.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?