EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El verdadero problema del Hércules

J. A. SOLER / @jasoler65

Resulta curioso escuchar las quejas de Paco Peña sobre el trato que recibe el equipo herculano por parte de “alguno” que únicamente ve “problemas” en el Hércules gane, empate o pierda en cualquier partido en su nueva travesía por el desierto. Y es que parece que el capitán blanquiazul, después de 6 años en el Rico Pérez, aún no ha percibido dónde está el verdadero problema de un símbolo de Alicante que vive permanentemente al filo de la navaja. Porque ese problema no está, desde luego, ni en la prensa que en general es muy benévola, ni por supuesto en una sufrida afición a la que ya no le quedan ganas ni de protestar.

Seguro que Paco Peña también vio problemas en el Hércules, con independencia del resultado del momento, el día que se convirtió en acreedor de privilegio de la SAD por un importe de 324.405,34 euros. Y todo porque el auténtico problema del club decidió no pagar a nadie. Tanto que llevó al concurso de acreedores a pequeñas empresas alicantinas -algunas de ellas muy herculanas- por impagos de 22 €, 31 € o 116 €, por citar algunas facturas que resultan ridículas en comparación con el salario no abonado en su día al capitán blanquiazul pero que vienen a confirmar una miserable gestión económica.

Efectivamente, los autogoles de los rivales que han regalado 12 puntos al Hércules en la actual temporada deberían considerarse una anécdota si el equipo que capitanea Peña no mostrara tantos problemas para ganar en el Rico Pérez o si sus admirados compañeros de delantera llevaran una cifra de goles acorde a las exigencias de un club con máximas urgencias deportivas por culpa del agujero económico generado en la SAD durante los últimos tres lustros.

Esto es lo que convierte una anécdota en un problema. Si a todo ello le añadimos que el IVF ha demandado al Hércules, a la Fundación -máximo accionista de la SAD- y a Aligestión Integral SL -sociedad propietaria del estadio Rico Pérez- por un aval público de 18 millones, vemos que el problema llega a Valencia e incluso a Bruselas en donde aprecian algunos problemillas de ilegalidad en concesión de esta subvención encubierta.

Y ya puestos a buscar fabricantes de problemas, el capitán podría preguntar dentro del club en qué se gastaron esos 18 milloncejos de nada. Jamás se ha detallado, y mucho menos justificado, el destino de un dinero público procedente de un préstamo que tuvo que ser asumido por el IVF, en consecuencia por los ciudadanos de la Comunitat, tras un incumplimiento en los pagos. Responder a esa pregunta sí que puede resultar un verdadero problema. Especialmente para el que ha convertido todo lo que rodea al Hércules en un gran problema.

 

 

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?