EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Ortiz y Parodi, danke und tschüss

J. A. SOLER / @jasoler65

No es propio de un presidente del Hércules calificar como “subnormal” a un compañero del consejo de administración como lo hizo hace 6 años con Pepe Alcaraz. Eso es lo que salió de la boca de Carlos Parodi cuando en septiembre de 2009 expuso a Enrique Ortiz facturas que no procedían para colarlas como parte de la obligada reforma del estadio Rico Pérez.

Que la máxima representación de uno de los símbolos de Alicante llame “subnormal” a una persona que ha hecho mucho por este maltrechoclub  deja bien claro que no puede seguir ni un minuto más gestionando esta institución. Ni él ni sobre todo quién le ha colocado en ese cargo. Entre otras cosas porque ese desliz verbal, por llamarlo de alguna manera, es la muestra de lo que piensa esta gente de todos y cada uno de los que creemos que su tiempo en el Hércules debió acabar hace mucho tiempo.

Como por enésima vez les han pillado con el carrito de los helados, el presidente remunerado ha intentado justificar su esperpéntica conversación con Enrique Ortiz diciendo que se han malinterpretado hechos y palabras, que hay quién quiere obtener rédito político, que lo están haciendo muy bien en los últimos 4 años y que de continuar este hostigamiento diario el Hércules terminará desapareciendo porque no les dejan trabajar tranquilos. Como suena.

Hay una cosa en la que tiene razón el presidente, que el Hércules está herido de muerte. Eso es tan cierto como que quién ha llevado al enfermo a estar en fase terminal son los mismos que generaron una deuda de más de 100 millones de euros en sus 12 primeros años de ruinosa e irresponsable gestión, tres procesos concursales con un irreparable daño a la imagen de la entidad, 8 temporadas en Segunda B en el aspecto deportivo, señalados por amaños de partidos, consumados especialistas en menospreciar a los más fieles o de tener una cantera maltratada con padres que se sienten estafados y juveniles que se retiran del fútbol hartos de lo que ven por el Rico Pérez.

Si a todo eso le unimos que, por ejemplo, Aligestión está en liquidación por no pagar el crédito que utilizó para adquirir el estadio Rico Pérez -ni eso hicieron- y que la Fundación Hércules de Alicante tampoco pagó un préstamo de 18 millones avalado por el IVF son motivos suficientes para hacerles la ola. Por todas estas tropelías, hay cada vez más gente que está avergonzada de estos gestores y que pide otro Hércules del que sentirse orgullosos. Y con Enrique Ortiz y Carlos Parodi resulta imposible por mucho que crean que lo hacen todo bien y que los demás somos tontos.

Y es que esta corriente de indignación y hastío ya no se centra únicamente en Alicante sino que incluso ha traspasado fronteras llegando hasta Alemania en donde replican con fuerza “danke und tschüss”.  Creo que no es necesaria la traducción, pues hace año y medio ordenaron retirar una pancarta con ese mismo mensaje en castellano, pero para evitar problemas de interpretación: “gracias” por nada y “adiós” por todo. Si al final han llegado a Europa, al sitio donde querían llegar en esos tiempos de buscar facturas por cualquier rincón del Rico Pérez.

 

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?