EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

¡No va más!

FRANCISCO J. GARCÍA QUINTO

El domingo llega nuestra final esperada, además en Alicante, en nuestro Rico Pérez. Con las espadas en todo lo alto y con la ilusión intacta nos la jugamos a una carta. No existen más partidos que este, no valen cálculos, estadísticas, cuentas o merecimientos, aquí lo único que sirve es pasar a la siguiente ronda, porque en fútbol la practicidad del resultado se impone al jogo bonito y mucho más si se trata del fútbol de Segunda B, donde la emoción del marcador y el ímpetu de los jugadores suele estar muy por encima de ciertas delicatessen.

El rival que tenemos enfrente, el Barakaldo, es uno de los clásicos de esta categoría, en la que milita ya 31 temporadas y en la que ha ganado 3 campeonatos, además de jugar numerosas promociones de ascenso. También es un equipo histórico, pese a su modestia y mal haríamos si no afrontamos el partido con el máximo respeto y humildad, si no igualamos su sed de triunfo.

Su mayor virtud es también su mayor hándicap: su juventud . La falta de veteranía les impidió cerrar el partido de ida, un encuentro que tuvieron controlado en muchas fases y en el que hicieron sufrir a un Hércules más experto pero con menos fuelle, con más calidad pero menos aguerrido e impetuoso.

Si queremos salir vencedores en la contienda, debemos afrontar el partido con una alta motivación. Muchos de los actuales jugadores del Barakaldo sueñan con hacerse un nombre en el mundo del fútbol, con ser protagonistas ante las cámaras y llamar la atención de ojeadores, representantes y clubes. Quieren utilizar el Rico Pérez como un trampolín hacia la élite y por ello el planteamiento de Planagumà debe de mostrarles, debajo de ese trampolín, una piscina sin agua. En otras palabras , no debemos darles vida ni dejar que tengan el control de la pelota o armar rápidos contragolpes en los que se encuentran cómodos. Sufren a balón parado y en estático y su defensa tampoco es granítica.

Cuando supimos gestionar el encuentro de ida , a raíz del gol encajado y sobre todo en la segunda parte, fue clave tener más posesión y jugar en campo rival.De esa manera desactivas muchas de sus posibilidades de pasar la eliminatoria, puesto que marcas el ritmo del partido, obligas al rival a replegarse y correr sin balón y obviamente estás más cerca del gol, que es lo que da y quita razones en este deporte.

No podemos salir al campo aletargados , con una marcha menos o confiados en exceso porque entonces estaremos en manos de la fortuna como ocurrió en 2016 ante el Tudelano o Toledo en el Rico Pérez o en Cádiz. Si lo fiamos todo a la suerte tendremos menos posibilidades de pasar de las que parece.

Y para evitar la relajación nada mejor que una gran comunión entre equipo y afición. Todos llevamos esperando 3 años este partido, el más importante desde el 26 de junio de 2016. Saldremos al campo clasificados momentáneamente pero con una exigua ventaja que debe ser refrendada, a ser posible por la vía rápida. Como se suele decir en estos casos el Rico Pérez debe marcar el 1-0. Hay que saber perdonar el fallo, alentar como si no hubiera un mañana y así dar alas a nuestros jugadores para que se sientan héroes de su propia hinchada. Para que escriban con letras de oro otra página más en nuestra casi centenaria historia. Todos a una, un solo equipo, una sola afición , una sola, atronadora, unánime y armónica voz : ¡ Macho Hércules! ¡No va más!

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies