EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Ni cabeza ni corazón

J. A. SOLER / @jasoler65

El presidente del Hércules ha insinuado que los abonados tendrán que pasar por caja en  el caso de que el equipo blanquiazul dispute la promoción de ascenso. “El club apenas genera ingresos en Segunda B y en un caso como éste hay que actuar con cabeza y corazón”, contestó Carlos Parodi cuando se le formuló la pregunta de marras. Blanco y en botella. Lógicamente, las reacciones de los aficionados no se han hecho esperar pese a que el asunto es más profundo de lo que parece.

Desde hace algún tiempo existe una alarmante falta de liquidez en las arcas de la entidad. Cumplir con el pago de las nóminas se convierte una odisea cada mes y desde antes de Semana Santa hacen números en los despachos con lo que pueda entrar en caja en un hipotético “play off” que aún no está asegurado. Todo ello a pesar de que las sensaciones que transmite el equipo no son precisamente ilusionantes.

Una situación que viene a confirmar la poca cabeza que desde hace 15 años ha imperado en el Hércules a la hora de cuadrar cuentas. No hace falta remontarse a tiempos pasados para comprobarlo, ni a los tres concursos de acreedores en una década, ni al destino del aval impagado de 18 millones. Basta con repasar ciertos detalles de este mismo ejercicio para confirmar que, precisamente, si hay algo que no se lleva en este cortijo es actuar con cabeza.

Una obligada ampliación de capital de 2,3 millones que quedó desierta hace nada, las indemnizaciones a Sergio Fernández y otros trabajadores por despidos improcedentes, dilapidar dinero de las cuotas de los chavales para pagar a  enchufados de turno (escándalo desvelado públicamente hace 10 meses por el anterior apoderado de la Fundación), configurar una de las plantillas más caras de la categoría para depender de favores del Olot, fichajes de verano que ya no valen en invierno (Aitor y Pardo), cambio de entrenador a mitad de temporada (hay que pagar al que sale y al que entra)…

Normal que con tan poca cabeza no haya un maravedí en la caja cuando, por ejemplo, en enero si que entró algo más de la cuatro perras que puedan sacarle al maltratado abonado en la promoción. Y es que aquel amistoso entre el Borussia Dortmund y el Steaua de Bucarest dejó un buen dinerillo que, de haberlo guardado, ahora vendría bien para hacer frente a los pagos de final de temporada. ¿En qué gastó el club ese ingreso extra e inesperado? Probablemente, el mejor delantero de la categoría lo sepa. Tanto como apelar a la cabeza a estas alturas. Del corazón, mejor no hablar porque no saben lo que es. Al menos, en este invento del fútbol.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?