EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

La mascletá en el Rico Pérez

J. A. SOLER / @jasoler65

Son días de acercarse a mediodía por Luceros para ver las mascletás de Hogueras. Alicante tiembla durante 7 minutos a partir de las 14 horas entre los días 19 y 24 de junio. Muchos amantes de estos espectáculos pirotécnicos acuden con camisetas o distintivos del Hércules como si fueran al Rico Pérez. En el fondo saben que es casi lo mismo ir a la emblemática fuente que al estadio por el nivel de ruido que pueden encontrar en ambos puntos.

Y eso que las mascletás de Luceros no son nada comparadas con las que dispara la “Pirotecnica Ortiz e Hijos” en su cortijo. Estas últimas superan el límite de pólvora permitido. Los bomberos no rechistan. Las autoridades tampoco porque parece que pidan más. Cuanto más ruido, mejor. De ahí que las mascletás del Rico Pérez son las que hacen temblar de verdad, sobre todo a todos esos que suelen llevar las camisetas blanquiazules.

El último espectáculo pirotécnico resultó insuperable, aunque conociendo a la “Pirotecnia Ortiz e Hijos” aún es posible superar la magnitud del terremoto que causó la anterior. Vicente Ferrándiz, el asesor de todo en el cortijo blanquiazul, disparó esta semana una mascletá que provocó un seísmo en el estadio Rico Pérez con réplicas propagadas hasta algún despacho ubicado en la Avenida de Doctor Rico. Que el hombre de confianza de Enrique Ortiz destape que los casi 600 euros que pagan decenas de familias, para que sus hijos estén debidamente atendidos en el fútbol base del Hércules, se hayan destinado a cubrir sueldos del enchufado de turno en el primer equipo suena a estafa.

Tanto que algún padre llegó a comentar en la protesta del fútbol base la posibilidad de emprender alguna acción legal por este engaño masivo. Y es que la Fundación, el Hércules o quién mueve los hilos de todo lleva jugando con fuego demasiado tiempo. Mascletás con petardos procedentes de la compra del Rico Pérez, del IVF y ahora de muchas familias alicantinas, que pagan para que sus hijos vistan de blanquiazul, sobrepasa los límites permitidos en los espectáculos pirotécnicos. Porque si la posible denuncia fuera adelante, la mascletá puede derivar en una bomba atómica con una onda expansiva que puede llegar desde Alfonso El Sabio hasta el Guadalquivir. Solo es cuestión de que la Fiscalía Anticorrupción tire un poco del hilo. El “pirotécnico” y asesor de Enrique Ortiz se lo ha puesto en bandeja.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?