EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

¿Más de lo mismo?

FRAN GARCÍA QUINTO. Abonado 1.055 del Hércules.

Cuatro partidos de liga jugados, cinco sumados pero siete en el limbo, un juego previsible, plano y una delantera con el punto de mira desenfocado han devuelto a la realidad a todos los herculanos que se ilusionaron en pretemporada. No hay más cera de la que arde, el nuevo Hércules pese a cambiar al entrenador y a más de la mitad de la plantilla sigue cometiendo errores parecidos a los que tenían otras plantillas que tampoco consiguieron la meta del ascenso. Hay tiempo para todo pero las dudas se ciernen en el horizonte y los aficionados comienzan a desconfiar de un proyecto que se vendió ganador y solamente ha sido capaz de vencer en un 25% de los partidos jugados. Un dato demasiado pobre.

En esta categoría el nombre del club y el nombre de los jugadores no ganan partidos por sí solos si detrás no hay una concentración máxima, un gran esfuerzo individual y colectivo y una ambición a la altura del escudo que se defiende. Sin embargo aquí, cuando no falla una cosa, suele fallar otra, pero casualmente siempre falla lo mismo : La falta de gol. Ese es el mal endémico de los últimos años, desde que Portillo marcase 17 goles en el último año en el que conseguimos el objetivo ( Junio de 2013).

Nadie se acordaría del error de Samuel ante el Olot si el equipo hubiera sido capaz de marcar dos goles a un recién ascendido que lucha por la permanencia ; nadie se acordaría del error de Peña en Alcoy si no se hubiesen desaprovechado los clarísimos contragolpes que tuvimos para sentenciar; nadie se acordaría del error de Falcón en Cornellà, si Juli hubiera marcado alguna de las que tuvo. Pero nos acordamos y mucho porque tres simples fallos, tres simples goles nos han privado de sumar cinco puntos preciosos que ahora mismo nos darían a todos mayor tranquilidad, confianza y esperanza para poder conseguir en junio la meta principal.

El principal problema no lo tenemos atrás, porque pese a los fallos tenemos un mejor portero y una mejor defensa que en el pasado. Urge, eso sí, que los jugadores franquicia en esas posiciones minimicen al máximo esos errores porque el gran problema lo tenemos en mediocampo y en la delantera. Dos posiciones clave en las que no destacamos precisamente. No hay una buena creación de juego y no hay clarividencia en la finalización por lo cual el equipo solamente está a expensas de alguna jugada aislada de algún jugador concreto como Juli para ganar partidos. Por ello solamente hemos ganado un partido de cuatro jugados y por eso a día de hoy no somos un equipo fiable ni podemos aspirar a nada realmente importante, lo cual es triste. El fútbol consiste en marcar goles y ese detalle es el que marca diferencias en todas las categorías. Lo demás, es secundario.

Es pronto y hay margen de mejora pero por lo pronto no tenemos ningún futbolista capaz de echarse el equipo a las espaldas en mediocampo: Miñano de momento ha demostrado que no puede ser el líder que el equipo necesita y en tres temporadas solamente rindió a buen nivel cuando tuvo a su lado a alguien mejor y con más jerarquía: David González. Pepelu es un buen pelotero pero aún está en proceso de aprendizaje; Navarrete y Checa son jugadores de cierre y brega que cumplen bien su función pero no aportan ese demandado liderazgo. Tampoco tenemos al deseado goleador que todos queríamos, aunque el gran acierto de Portillo y Ramírez ha sido firmar a Juli, mediapunta de 36 años, que es a día de hoy, más del 75% del Hércules en ataque. Pero el problema es que el resto no acompaña: Chechu quiere pero ya no es el de antes, Moha está muy verde, Nieto y José Gaspar están en una baja forma alarmante, Carlos no es un goleador, como tampoco lo eran Berrocal, Fernando o Mariano y Óscar Díaz, extremo de 33 años, reconvertido a delantero centro y que viene sin hacer pretemporada, tampoco parece ser la solución adecuada.

Solamente el mencionado Juli y el jovencísimo lateral diestro Juanjo Nieto están sobresaliendo sobre los demás, pero no es suficiente. Hace falta que muchos jugadores den un paso adelante porque esto es el Hércules. Sin una mayor ambición y un mejor acierto todo el trabajo que hace el equipo se colará por el sumidero y no lucirá como es debido. Si quieren que pensemos que esto no es más de lo mismo, entrenador y jugadores tienen cada siete días la oportunidad de demostrárnoslo. De hacer creer en su trabajo a los que no creen y eso sólo se consigue ganando, ganando y volviendo a ganar. Levantad el ánimo, demostrad porqué estáis en el Hércules y ganad al Badalona, luego el Elche y luego al Ebro. Por vosotros primero y por todos nosotros después. ¡Macho Hércules!

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?