EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Manuel Guijarro: “La Vuelta y el Campeonato de España darán a Alicante un empujón internacional”

J. F. PERSONAL / @jfpersonalcases
Manuel Guijarro Domenech fue un ciclista profesional en los equipos Seat-Orbea, Kelme, Caja Rural y Puertas Mavisa. Natural de San Vicente del Raspeig (07-01-1963), entre sus mayores logros destacan las participaciones en el Tour de Francia de 1989, cinco presencias en la Vuelta a España, tres veces en París- Roubaix, becado preolímpico por la R.F.E.C. para Los Ángeles 84, Clásica de San Sebastián, Vuelta a la Comunidad Valenciana, y un sinfín de competiciones de carácter nacional e internacional.
Pero en San Vicente es mucho más. Es un deportista profesional, sí, pero también un ilustre vecino que trabaja para hacer mejor su ciudad: profesor durante veinte años de un Ciclo de Grado Medio en I.E.S. Haygón, impulsor de un circuito de BMX en el Parque Lo Torrent y de un velódromo que lleva su nombre, además de ser un empresario de éxito. Manolo destella pasión por el ciclismo.
Habla del clásico, de Gino Bartali, de Eddy Merckx, Bernard Hinault, de su época de profesional, con los Perico Delgado, Greg Lemond, Laurent Fignon, etc… y reniega de los actuales pinganillos, los cuales “han acabado con los ataques de los de antes”. Pero a la vez, es un aventajado en la novedad, sabe por donde va a evolucionar la bicicleta y suele acertar. Tal vez por eso su negocio ha llevado a cabo dos traslados por ampliación. Aún sin haber colgado la bicicleta, en 1991 abrió su primera tienda de ciclismo que hoy, 25 años después, se mantiene en pie y goza de muy buena salud. guijarro 2
Su local actual es una proyección de él mismo. Mantiene la esencia del ciclismo añejo, con maillots de su época de corredor, un contrato para llevar gafas que le hizo Oakly, un probador para medir la talla del ciclista, o la bicicleta Eddy Merckx con la que corrió el Tour del 89, y la vez, es un lugar muy innovador, a la última en materiales y componentes de las mejores firmas internacionales. Un suelo gris que simula el asfalto de la carretera recibe a los clientes. En el interior, mucha madera “como en la montaña, hábitat natural de la bici”, apunta Manuel. En un sofá frente a una mesa hecha por él mismo con palets, cubierta de guijarros que hacen honor a su apellido, el cual puede leerse en forma de cadena de bicicleta, recibe muy amablemente a Estadio Digital.

– ¿Disputó un Tour de Francia y cinco veces la Vuelta a España, eso no lo puede decir cualquiera?
– Son las carreras referencias en cuanto a grandes vueltas, pero hay otras muchas, por ejemplo corrí la París-Roubaix en tres ocasiones y me marcó mucho por su extrema dureza y cómo la vive el público belga. Además en la primera, si ya era un éxito que un español terminara, tuve la suerte de hacerlo en el 28º puesto. guijarro 3
– El Tour de 1989 es de los más gloriosos de la historia, venció Lemond a Fignon por 8 segundos, y además está la famosa anécdota de Perico Delgado que llegó tarde al prólogo, ¿qué se comentó?
– Su equipo ya era Banesto, y les habían regalado un reloj personalizado de la entidad bancaria a cada corredor. Delgado se lo puso para la carrera y al ponerlo en hora sin darse cuenta movió las manecillas y lo retrasó. Como ganador del Tour anterior salía de amarillo, y como no podía calentar entre el tumulto, se alejó a las afueras. Pensó que iba bien de tiempo. Yo ya había terminado (tercer español),y camino al hotel me lo crucé y me di cuenta que algo no iba bien. En la cena así lo contó él.
– Rodó en el Tour de Francia con las mayores estrellas del momento, ¿qué se siente?
– Es muy bonito. Hay tanto nivel en el pelotón que ninguno hace pachangadas. Se va muy de prisa. Ahí la gente sabe que se juega todo.
– Abandonó en la segunda etapa, aún en Luxemburgo, ¿qué le pasó?
– En realidad nos pasó a todo el Kelme, incluido el jefe de filas Fabio Parra. Hubo un problema interno y me vi obligado a abandonar. Me dolió un montón, la ilusión de todo ciclista es estar allí y había hecho un buen prólogo, pero era lo mejor para la marca.
– ¿Su ídolo?
– Bernard Hinault. Además tuve la suerte de estar con él en el pelotón e incluso compartí podio en la Vuelta a la Comunidad Valenciana, yo no me lo creía, fue un sueño. Tengo una foto preciosa en dicha carrera, que además fue donde Hinault llevó por vez primera pedales automáticos, algo que tres meses después todos usaríamos. guijarro 4
– En 1991 abre su primera tienda.
– Sí, aún estaba compitiendo, pero ya tenía dos hijos, Nadia y Javier, y presagiando el futuro para no partir de cero cuando me retirara, la abrí en la calle Pintor Picasso. Era muy modesta, pero estalló el boom del mountain bike y funcionó. Fue mucho estrés compaginar la competición y la tienda, y pese a que tenía dos años más de contrato, era una pena cerrarla yendo bien. Me planteé que todos los sueños de niño los había hecho realidad, me sentía recompensado a nivel personal y decidí cambiar de aires.
– Se puede decir que acertó de pleno, sobretodo en su apuesta por las bicicletas de montaña ¿no?
– Siempre he intentado ser un visionario e innovador. Por ejemplo, cuando entrenaba, con un mechero me arreglaba los pinchazos. Calentaba el alquitrán del asfalto y con una espátula me tapaba el agujero, sin necesidad de cambiar de cámara. Todos esos conocimientos los llevé a la tienda, y vi que las mountan bike tenían mucho futuro. Tengo mucha inquietud cada día.
– Ayudó en el proyecto de la construcción del velódromo de San Vicente del Raspeig, ¿verdad?
– Hice un trabajo con mucho empeño para conseguir un velódromo en San Vicente, era un reto personal para que cualquier niño que empezara tuviera más de lo que yo tuve. Me quería sentir tranquilo conmigo mismo y dejar algo a los que vienen detrás, sentir que he hecho algo por ellos y que lo tengan más fácil que yo.
– Ese velódromo lleva su nombre, debe ser un gran orgullo
– Por supuesto que sí, es un reconocimiento y estoy muy agradecido, pero me daría igual que no fuera así, lo importante era que se hiciera. Los niños de la escuela entrenan y se educan sin arriesgar en tráfico abierto, sin la pista muchos padres no dejarían a sus hijos practicar ciclismo, con 12 o 13 años un padre no quiere que su hijo esté en la carretera. Es una forma de comenzar en el ciclismo. logo-san-rocco-negro-2
– Además, ¿usted imparte clases?
– Sí, en el instituto Haygón, en un Ciclo de Grado Medio que comprende caballos, escalada y bicicleta de montaña. Estoy contratado por la Generalitat Valenciana como profesor especializado en bicicletas, ya va para veinte años.
– Volviendo a su tienda, se nota ambientada en modo muy futurista, ¿en qué se inspiró?
– No me gusta ver lo que hace el vecino de al lado. Me gusta la creación propia, aquí hay asfalto y naturaleza, los hábitat de la bicicleta, el que entra aquí sabe que es única y original, me agrada que se note que los has hecho tú.
– También tiene su marca, Guijarro Tot Sport, ¿y alguna franquicia?
– Sí, tenemos cuatro tiendas más cubriendo aquella zona de la provincia de Alicante donde teníamos clientes que se desplazaban a San Vicente haciendo un esfuerzo, así nos acercamos a ellos. Tenemos en la costa, en Alfaz de Pi; en el norte, en Ibi y en Villena; y ahora también en Dolores, que es la última y cubre la Vega Baja.
– Este año la Vuelta a España tiene contrarreloj en Calpe y subida a Aitana antes de la última etapa en Madrid, ¿cree que la Vuelta se decide en Alicante?
– Una contrarreloj siempre clarifica la clasificación, pequeños matices los remata. En montaña los ataques no son como antes, con Pantani o Hinault. Ahora está todo muy medido y el tema del pinganillo no me gusta, resta la parte épica que siempre ha tenido el ciclismo de arriesgar y atacar de lejos. Quizá este último Giro de Italia nos llevó a ese ciclismo, vimos a Nibali atacando de lejos y dar la vuelta a la carrera. Hasta el último día este Giro nos tuvo en vilo, ha sido muy bonito.
– Muchos profesionales hacen en Alicante la pretemporada, ¿qué tiene esta tierra para el ciclismo?
– Un clima privilegiado. Días de frío de verdad son tres fines de semana contados. Es ideal para hacer vida en bicicleta, los equipos profesionales se instalan en Calpe y tienen mucha montaña donde entrenar, Cofrides, Aitana, etc…y mucha carretera no transitada.
– Y el campeonato de España se celebra en Cocentaina.
– Sí, Vicente Belda que es una mente inquieta ha implicado a la Diputación para que así sea, y unido al final de la Vuelta a España, se le va a dar a la provincia un empujón internacional.
– Su hijo, Javier, también es un as del pedal.
– Aparte del velódromo hicimos un trabajo junto al Ayuntamiento para que en 1992 se construyera un circuito de BMX en el parque Lo Torrent, así los niños podrían disfrutar tranquilos y sin coches. Javi empezó a ir allí, se enganchó y llegaron las carreras. El primer año en BMX ganó el campeonato de España. Ahora está compitiendo en Descenso, en la Copa del Mundo, esta semana en Austria y la anterior en Escocia. Está con los mejores, pero es muy difícil esa modalidad, está peleando, haciendo hueco y si la suerte acompaña a ver si pega un campanazo algún día.
A usted se le ve muy en forma, y con el clásico moreno ciclista, ¿lo practica?
– Sí, el día que no tenga una bicicleta en mis manos…soy adicto a ella. Me motiva salir con gente, con más jóvenes que incluso compiten, y enseñar los conocimientos que he ido adquiriendo. Me gusta salir para hacer ejercicio y para enseñar también. En esto del ciclismo detrás de lo físico hay una parte mental muy importante, y se requiere mucha humildad si quieres aprender.
– ¿Carretera o mountan bike?
– Alterno las dos. La carretera para encontrarme mejor en lo físico y la de montaña los fines de semana para más diversión, subir, hacer descenso y dar algún pequeño salto. He encontrado el equilibrio y tengo cubierta de esta manera la diversión y la parte física.
– ¿Sigue vigente el récord de dar 28 vueltas en caballito a la Plaza Santa Faz? (céntrica rotonda de San Vicente)
– (Ríe) Pues mi hijo Javi lo intentó en una pequeña apuesta pero siempre venía algún coche y no se pudo concluir, ahora hay más tráfico que antes. Pero si se pone lo bate, entre otras cosas el año pasado regresó desde la playa la Albufereta hasta San Vicente en una rueda. En el canal del plan antirriadas levantó la rueda y así regresó, con semáforos, tráfico, y pasando la cuesta de Villafranqueza…y con esos parámetros seguro que me gana.
– La última. ¿Dentro de 25 años repetimos entrevista para las bodas de oro?
– Aquí estaré, rodeado de nietos, y si Javi quiere seguir dejaremos un legado importante en la ciudad. Y dando pedales, eso que no pare.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?