EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Los sonidos de un partido atípico

J. A. SOLER / jasoler65

Poco han gustado en Elche las declaraciones de Juan Carlos Ramírez en referencia al Hércules-Ilicitano del domingo. Basta darse una vuelta por diferentes foros de opinión para comprobar las reacciones que ha provocado a 20 kilómetros de Alicante el discurso del dirigente blanquiazul. Y es que soltar públicamente “¿quién es el Ilicitano'” o que “el Elche bajará seguro” no viene a cuento y salta a la vista que suena más a provocación que a mensaje correcto o moderado.

Pero con independencia de que las manifestaciones de Ramírez calienten más o menos el partido, lo que deja a ciertos sectores del herculanismo, más partidarios de separar el grano de la paja, fue el argumento esgrimido para justificar el irrisorio precio fijado para la afición visitante en este partido de difícil calificación. Porque no se le puede considerar como derbi, ni siquiera es un miniderbi, pero lo que es evidente que no es un partido más como se intenta vender desde el club alicantino.

Justificar que este encuentro se ha tratado como cualquier otro, según dices desde el club, es un indicador de cómo funcionan las cosas en los despachos del Rico Pérez. Mucho más cuando se  explica que con los 10 eurillos que cuesta reirse de uno en su propia casa el premio ha sido que el Ilicitano-Hércules se dispute en el césped natural del estadio Martínez Valero y no en la hierba artificial de la Ciudad Deportiva Díez Iborra.

Un gran logro que no es tal. Desde la Subdelegación del Gobierno hasta el dátil más pequeño de Elche saben desde hace tiempo que ese partido no se podía jugar en la habitual cancha sintética del Ilicitano que  cuenta con un aforo limitadísimo. Primero, por una cuestión de seguridad ante un encuentro de este calado y, segundo, porque el club franjiverde conoce el interés de muchos de sus 25.000 abonados en acudir a esta cita. Y si es como cuenta Ramírez, en los despachos del Martínez Valero aún deben estar perplejos por utilizar como arma negociadora algo que iba a ser sí o sí en cualquier caso.

Hace bien el Hércules en mirar por el equipo tras garantizarse que el choque de la segunda vuelta se jugará en césped natural. Sin embargo, no parece haber tenido la misma preocupación por la cita contra el Ilicitano en el Rico Pérez. Pacheta, aunque no pueda ni deba decirlo, no debe andar muy contento con el atípico ambiente que habrá el domingo en el estadio y que el club ha facilitado con precios de risa para la afición visitante. Esto propiciará en el estadio una atmósfera extraña y poco propicia para el equipo local, en este caso el Hércules, que se juega tres puntos importantísimos. Eso, sin contar lo que le pueda parecer a gran parte de la afición. Que ya lo sabemos.

Y todo por cuatro perras. Porque una recaudación de 10.000 euros, según las previsiones del Hércules en función de los mil hinchas que espera en la Grada Tejero, es una ridiculez comparado con el perjuicio que puede ocasionar a los jugadores blanquiazules sobre el terreno de juego el atípico y extraño ambiente que van a encontrarse el domingo y, por supuesto, a los herculanos que sienten y padecen por lo que todos sabemos.

De todo ello debieron darse cuenta en el Elche CF al patrocinar avispadamente el desplazamiento en bus para sus aficionados hasta Alicante. Llama la atención ver como el trayecto en el mismo transporte costaba 5 euros hace dos años para apoyar al primer equipo franjiverde, entonces líder de Segunda División y con Juan Carlos Ramírez en la directiva, y para seguir al filial en el mismo escenario cueste ahora 3 euros. La distancia es la misma y el coste de los autocares no puede haberse reducido casi un 50% solo 24 meses después. Lo que se dice, un gol por la escuadra.

Viene esto a cuento por si alguien tenía dudas de lo que representa el partido del Rico Pérez en el eterno rival. Mucho más que un auténtico derbi. En el Hércules, mientras tanto, no deja de ser un encuentro “como cualquier otro”. Igualito. El domingo lo comprobarán. Tanto los del palco como aquellos que piensan como los del palco. Incluso, aunque este escenario perjudicial para el equipo de Pacheta y cruel para la afición herculana, puede tener hasta su parte positiva. Será cuestión de interpretar los sonidos. Sobre todo, el que de verdad ha propiciado con su nefasta gestión de 15 años que se llegue a este esperpento.

PD: Esto es lo que nos apunta vía Twitter un seguidor del Elche CF:Hola , acerca de tu artículo. El Díez Iborra es de césped natural. Ahora y cuando Ramírez era directivo del Elche. Metió la pata.

 

 

 

 

 

 

 

One Comment

  1. pau p f

    11/09/2014 at 10:00 pm

    Reafirmo lo dicho el Diez Iborra es de césped natural desde hace mas de 20 años ¡que no os engañen! SUERTE (la necesitareis con este tipo)

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?