EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Los reyes del mambo

FRANCISCO JOSÉ GARCÍA QUINTO. Abonado 1.083 del Hércules C.F.

La vida es una lucha de clases, quien la probó lo sabe. Una guerra por la supervivencia que en una sociedad enferma hace que el más apto no sea el mejor sino el más rico, puede que el más corrupto o el que mejor mueve los hilos entre bastidores y sabe imponer su versión aunque sea falsa o injusta a todos los demás, con la inestimable ayuda de una cohorte de medios informativos palmeros que rinden pleitesía al poder con tal de preservar su status quo. Ya dijo Malcolm X que si no estamos prevenidos los medios de comunicación nos harán amar al opresor y odiar al oprimido.

El Hércules actual es solamente un reflejo de lo que es hoy día la sociedad alicantina. Una sociedad hiperindividualizada, dividida, egoísta, atomizada, que camina de forma autómata sin ser capaz de unirse para evitar que se produzcan situaciones injustas o moralmente reprobables. Que a nadie le quepa duda que es abiertamente inmoral que el IVF, aconsejado por el alcalde de Alicante, vuelva a vender las acciones y el estadio al entorno de la misma persona que incumplió reiterada y sistemáticamente múltiples obligaciones de pago. Es inmoral y carente de lógica y de ética, pero se hace bajo la versión oficial de que es eso o la nada. Muy hamletiano todo. Sin embargo, señores, a estas alturas deben de saber que las serpientes pican, los lobos muerden, las hienas apuran la carroña y los morosos dejan de pagar a la mínima oportunidad que tienen. Esto es así, ya nos conocemos todos. La verdad es tozuda aunque a nadie le importe, ya sean políticos, burócratas, aficionados sin escrúpulos, con intereses concretos o con más miedo que vergüenza. ¿Qué más da el rigor empresarial, la ética y la moral ,si solamente se actúa de manera reactiva para evitar la actual desaparición del Hércules? ¿ Puede ser que en realidad lo que estén haciendo es demorarla parcialmente en vez de asegurar la supervivencia a largo plazo de un club que camina hacia el abismo por mucho que algunos se empeñen en vendernos burdas historias de salvaciones míticas que no se las cree ni Perry?

Es cierto que ningún herculano de bien quiere la desaparición de su equipo del alma. Desear eso no tiene ningún sentido y mucho menos ningún sentimiento que es lo que nos mueve. Seguramente muchos ciudadanos estén descontentos con la situación política del país pero no por ello dejan de ser españoles, catalanes, vascos o lo que quiera que se sientan. Ser herculano está muy por encima de los que mandan ahora, mandaron en un pasado o manden en un futuro. No entender esto es un error de bulto, tanto como el querer aprovecharse de la buena voluntad de los abonados y simpatizantes para seguir haciendo grandes negocios urbanísticos en la ciudad y alrededores sin importarles caer en el fracaso más absoluto por negligencia. Hay que sumar por el bien común pero a veces esa suma consiste en ser crítico cuando se viven situaciones anómalas, injustas y estamos en manos de personas que casi siempre toman malas decisiones en todos los ámbitos y solamente rectifican a golpe de derrota.

Es muy difícil confiar en quien te ha fallado anteriormente. Muy difícil creer que los mismos que nos han traído hasta aquí enderecen el rumbo de una nave que ha zozobrado por su falta de pericia en el manejo del timón. Las probabilidades de un cambio mayúsculo son escasas, pero posibles, puesto que el fútbol no es una ciencia exacta y si la pelota entra a nadie le importará quien lo dirija. Con un ascenso todo se verá con otros ojos, pero de momento se demuestra que no se sabe diseñar un equipo campeón o no se ponen los medios necesarios para lograrlo, a pesar de que el nivel de la categoría ha menguado tanto como los ingresos en nuestra tesorería. Y que conste que soy el primero, como imagino que todos vosotros, en desear ese ascenso que tanto nos merecemos como afición y que tan pocos méritos hemos hecho este año en el terreno de juego para conseguirlo.

En esta tesitura confiar en los reyes del mambo es fácil si no tienes conciencia o memoria. Incluso resulta muy sencillo si no tienes la información adecuada y te dejas manipular por los cantos de sirena de los palmeros que escriben al dictado del amo. Quizá algún día hasta se haga en su honor una romería o inventen una fiesta alicantina. Ya solamente nos queda esto. El control social sobre la inerme afición herculana es absoluto, muy digno de la distopía orwelliana y digo yo, humilde abonado de un equipo tradicionalmente acostumbrado a perder, que no todo vale para conseguir un objetivo, por mucho que nos guste lograrlo. El fin, para evitar el fin, no justifica (a) los medios y a la larga puede ser contraproducente reírse de la inteligencia de los aficionados del club glorificando y santificando los discutibles hechos acaecidos durante el reinado de los reyes del mambo.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?