EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Los problemas económicos del Hércules se amontonan tras no lograr el ascenso a Segunda

ESTADIODIGITAL.ES / @EstadioD

La permanencia del Hércules en Segunda B supone un palo para club y afición en el plano deportivo pero también complica aún más la situación institucional de una entidad acuciada por las deudas y cuyo futuro depende casi exclusivamente de militar lo antes posible en una de las dos primeras categorías nacionales.

Por tercer año consecutivo, el Hércules se verá privado de los ingresos económicos necesarios para sustentar una entidad de su tamaño porque, como sus dirigentes han defendido en miles de oportunidades, es una categoría deficitaria. logo-san-rocco-negro-2

Sin ingresos por televisión y sin los que podría aportar la publicidad en superior categoría, todo queda reducido prácticamente a lo que pueda percibir el club por los abonos de temporada de sus aficionados. Una cantidad que no es suficiente para cubrir las necesidades del Hércules.

Juan Carlos Ramírez, apoderado del Hércules y -junto a Enrique Ortiz- uno de sus benefactores, ha asegurado públicamente que el Hércules no tendrá problemas para seguir la próxima temporada en Segunda B,

Pero el Hércules tendrá que solucionar diferentes frentes que le pueden ahogar económicamente en caso de no cerrar un acuerdo.

Tras el descenso a Segunda B en la temporada 2013-14, se abrió un periodo de dos años de carencia en los que el Hércules no tendría que pagar la deuda acumulada con los acreedores privados. En su tercer año en la categoría de bronce, salvo que llegue a un acuerdo, ya debería hacerlo.

El Hércules lleva tiempo negociando -especialmente con la Liga de Fútbol Profesional como máximo acreedor privado- un nuevo convenio y, en principio, existe una entente que, no obstante, depende también de los acuerdos singulares que la entidad alicantina pueda alcanzar con las instituciones públicas.

Por un lado, el presidente Carlos Parodi negocia hace meses un cambio en las condiciones de pago con la Agencia Tributaria, a la que tiene que abonar alrededor de un millón de euros anuales en Segunda B.

Aunque desde el club se ha ido apuntando que las conversaciones con Hacienda iban por buen camino, lo cierto es que no se ha anunciado ningún acuerdo, como sí se ha hecho en junta de accionistas respecto a Seguridad Social o SUMA.

Además, el Hércules también está pendiente de la postura del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), que controla el paquete accionarial mayoritario del club a través de la Fundación Hércules.

Los dirigentes alicantinos han mantenido reuniones con el IVF en las que han apuntado a los responsables de la institución autonómica su voluntad de devolver los dieciocho millones de euros que ésta avaló en su día pero sólo a partir de que el Hércules milite en Segunda e incremente sus ingresos.

Así las cosas, la derrota ante el Cádiz en la lucha por el ascenso a Segunda División supone algo más que una zancadilla deportiva para el Hércules como institución.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?