EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Los árboles siguen sin dejar ver el bosque en el Hércules

J. A. SOLER / @jasoler65 / Foto: Hércules CF.

Los dos últimos partidos ante Lleida y Castellón debían servir de termómetro para este Hércules que parecía haber recobrado el pulso con la llegada del nuevo entrenador.

Tras sumar un punto de seis contra los dos primeros clasificados, queda claro que el enésimo proyecto blanquiazul no alcanza para objetivos mayores. Ni mucho menos.

La derrota en Castalia y, lo que es peor, la sensación de que el rival te pasa por encima a poco que apriete -como sucedió hace una semana frente al Lleida- deja en evidencia a un Hércules menor condenado a sufrir para no ver comprometida su permanencia en la categoría.

Que el aficionado se quede con la copla de una clasificación engañosa, como la del curso anterior, es algo lógico y normal. Lo que no puede permitirse es que supuestos profesionales no vieran más allá de los números hace un año.

Porque hace justo 12 meses el Hércules de Planagumà era líder con apenas 10 goles. Una cifra ridícula que no invitaba precisamente a ser optimista salvo que el promedio realizador subiera notablemente, cosa que no ocurrió.

Sin embargo, en el fútbol se producen milagros de vez en cuando. El Hércules tuvo el suyo durante una temporada en la que presentó números más propios de una trayectoria como la actual que para disputar el ascenso, como finalmente hizo. Y ese milagro ha acabado pasando factura. Como se dice, de aquellos barros estos lodos.

Las sensaciones de aquel Hércules y el de esta campaña no son muy diferentes. Nula capacidad creativa y escasos de pegada. A esas carencias, que se mantienen, hay que añadir que la solidez defensiva de hace un año ha dado paso a una peligrosa fragilidad atrás.

Y si un equipo es frágil en defensa, tiene poco fútbol y anda justo de pegada lo normal es que vaya como va ahora. Ni más ni menos, No hace falta ser un gurú del fútbol, un agorero o un cenizo para detectar estas cosas en su momento, especialmente cuando las sensaciones no se corresponden con la clasificación tal y como ocurría en el curso pasado.

Y si quién tiene que verlo no lo ve cuando debe, lo normal es quedar retratado. Porque en el Hércules hubo quiénes quedaron cegados con una engañosa temporada en la que los árboles no dejaron ver el bosque. Por eso, ahora toca lo que toca.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies