EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Que los árboles no nos impidan ver el bosque

FRANCISCO JOSÉ GARCÍA QUINTO. Abonado 1.055 del Hércules

Ayer fue un buen día para los que queremos al Hércules. Se ganó después de un mes sin hacerlo, se cortó una  pésima racha de resultados, los delanteros marcaron los goles de la victoria, cogieron algo de confianza y se constató que el Rico Pérez ya no deja pasar errores de bulto a entrenador y jugadores, sean estos quienes sean. Una victoria no puede enmascarar una discutible planificación deportiva hasta el momento, con más sombras que luces pero afortunadamente ya llueve menos y con un triunfo el trabajo de la semana se asimila mejor.

Ojalá se dé el salto de calidad deseado y me vea gustosamente obligado a rectificar mis palabras, pero lo que veo hasta el momento es un equipo débil, desequilibrado y no apto para conseguir el único objetivo del ascenso. Es impropio que un equipo que aspira a subir conceda tanto atrás no fije bien las marcas, no presione bien conjuntamente y deje muchísimos espacios en mediocampo para que el otro equipo pueda jugar a su antojo. Es un gravísimo error salir con Pepelu y Miñano en el doble pivote, ayer ese experimento salió bien gracias a la debilidad del rival pero ante un adversario mejor seguramente habríamos perdido. El equipo necesita uno o dos pivotes defensivos para pertrecharse bien atrás y si no los tiene los centrales sufren en exceso, quedando al descubierto todas sus debilidades, que no son pocas. De modo que la entrada en el once de Navarrete y Checa, incluso los dos, se me hace indispensable para el partido ante un aspirante al ascenso como es el Villarreal B.

Otro aspecto negativo que salta a la vista es que no podemos basar nuestro éxito en jugadores débiles o con tendencia a lesionarse como Nieto o Chechu. Si sumamos las lesiones de ambos en los últimos tres o cuatro años superamos las diez y eso es inasumible para un club como el nuestro. Podemos tener como máximo a un jugador así pero no a tres o cuatro como estamos teniendo cada año desde que descendimos. Chechu, por su valía y liderazgo, es esencial en el campo y vestuario pero los demás sobran.

En ataque sigue faltando un delantero determinante pero valoro positivamente los dos buenos goles de Óscar Díaz, al que sigo viendo fuera de forma. El madrileño ha demostrado que tiene olfato de gol y calidad y eso es positivo pero Carlos, pese al gol marcado, debe mejorar mucho si aspira a seguir siendo delantero titular cuando Juli se recupere. Sigo pensando que este equipo está cogido con alfileres y que en cualquier momento todo se puede venir a pique. De hecho la tendencia normal a día de hoy es esa, que el técnico sea destituido más pronto que tarde y que el club se vea obligado a cambiar muchos cromos en el mercado de invierno. La única forma de evitar eso es ganar y ganar y ganar, conseguir una cierta regularidad que nos permita subir puestos en la tabla y dar un golpe en la mesa ante un buen rival.

Quizá el domingo por la mañana el Hércules de Siviero tenga esa oportunidad de refrendar la victoria conseguida ante el Aragón y pueda al fin animar a la decaída afición blanquiazul. Quizá un buen resultado en uno de nuestros campos malditos dé al equipo mayor tranquilidad y confianza para que jueguen más sueltos y sin tanta presión pero mientras tanto una victoria suelta y ante el colista no nos puede ilusionar en exceso. Un árbol no nos debe impedir ver el bosque. La confianza se consigue solo con hechos.

 

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?