EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Las durísimas condiciones de pago aplazado del Hércules con Hacienda

J. A. SOLER / @jasoler65

El demoledor informe de la última auditoría llevada a cabo en el Hércules presenta dudas razonables sobre la capacidad de la SAD para hacer frente a sus obligaciones de pago en los próximos años. Una de las incertidumbres significativas que ha publicado EstadioDigital.es queda reflejada por las durísimas condiciones para cumplir con la Agencia Tributaria.

Y es que el pasado 31 de enero de 2013 el Hércules llegó a un singular acuerdo de pago aplazado de la deuda contraída con Hacienda por importe de 8.723.582 euros. Para ello, el club hizo entrega de 2.000.000 de euros a la firma del convenio para amortizar el resto mediante 60 mensualidades a partir del pasado 20 de marzo de 2013, no pudiendo ser el pago inferior a 80.000 euros. En el caso de ascenso a Primera División este importe se incrementará hasta los 170.000 euros mensuales.

Sin perjuicio de lo anterior, el Hércules también está obligado a abonar a la Agencia Tributaria un porcentaje de un 10% de los derechos federativos de cualquier jugador que inscriba el club en la LFP si el importe neto es inferior a los 5 millones de euros. Si los derechos federativos superan los 5 millones pero inferiores a 6, la entidad deberá abonar entonces 1.000.000 de euros. Y si este concepto supera los 6 millones de euros, tendrá que abonar el 20% del importe neto.

Igualmente, el Hércules tendría que abonar a la Agencia Tributaria el 50% de las cantidades que el club pueda percibir por traspasos o cesiones temporales de los derechos federativos de cualquier jugador, así como los que sean consecuencia de las cláusulas de rescisión de contratos de la plantilla profesional. De la misma manera, el Hércules también debería ceder la totalidad de los créditos que pudieran corresponder a la sociedad como ayuda al descenso en el hipotético caso de que en los próximos 5 años el equipo pudiera subir a Primera División y bajar inmediatamente como ocurrió en 2011.

Al 30 de junio de 2013 el Hércules estaba cumpliendo las condiciones de este aplazamiento de deuda con la Agencia Tributaria, si bien el informe de la auditoría duda sobre la capacidad del club para generar los ingresos necesarios para cumplir con estos compromisos. A ello se une unos antecedentes de impago que obligaron en 2010 a la administración a embargar los bienes patrimoniales de todos los consejeros de la sociedad.

Aquella desagradable situación obligó a una dimisión masiva de consejeros que dejó el equipo directivo en unos mínimos que todavía persisten pues el actual consejo de administración sigue formado por solo tres miembros (Carlos Parodi, Valentín Botella y Vicente Ferrándiz). Dichos embargos pudieron ser evitados si los 18 millones de euros avalados por el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) hubieran tenido como destino zanjar totalmente la deuda con la Agencia Tributaria. No fue así a pesar de que el planteamiento inicial era ese. ¿Qué uso tuvo aquel dinero con ava público? Esa es la pregunta del millón que nadie del Hércules ha respondido hasta ahora.

Con todo ello, es normal que la Administración estableciera unas condiciones muy duras y que el informe de auditoría tenga dudas razonables sobre el cumplimiento de un convenio que obliga al Hércules a abonar tres millones de euros anuales (un millón para Hacienda y dos millones para el resto de acreedores).

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?