EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

La verbena del Hércules

J. A. SOLER / @jasoler65

Hace pocos días me comentaba un exjugador del Hércules, de los que ha vestido de blanquiazul en el último lustro y conoce bien a los que mandan, que la verbena en la que se ha convertido el club en los despachos, al final también llega al césped tras ver desde la distancia que otro proyecto deportivo camina directo al enésimo fracaso.

No le falta razón a este futbolista que ha vivido por dentro todo lo que se mueve por el Rico Pérez. Y es que no puede conducir a nada bueno recuperar a precio de saldo lo que les quitaron en su día por no pagar, paralizar la planificación para demorar hasta el infinito la deuda con Hacienda, apostar para el proyecto deportivo por un altísimo número de jugadores próximos a la retirada o montar numeritos incalificables como el de las entradas hechas a mano en el derbi.

El que ha estado dentro, lo sabe. Los que estamos asomados por la ventana, lo vemos. Y los que prefieren mirar únicamente al césped lo comprueban cada domingo con un ridículo tras otro. Con todo esto y con la experiencia de haber pasado 15 temporadas en Segunda B,  no es necesario ser ningún agorero para pensar que con las sensaciones y los números actuales de este penoso Hércules la temporada pinta peor que nunca.

Porque cuando las cosas se hace mal desde arriba es normal que lo que hay en el terreno de juego se resienta. Especialmente si estos pésimos gestores del Hércules necesitan muchos proyectos fallidos para ver si suena la flauta al enésimo intento. Aunque sea por una cuestión estadística. Ocurrió en la última etapa en Segunda B en la que fueron precisos media docena de planificaciones para salir del pozo. Años con una media de 15 fichajes por temporada e inversiones millonarias que provocaron dos concursos de acreedores hasta que la virgen apareció en Alcalá.

Lo mismo ocurrió para llegar a Primera División. Diversos proyectos costosos y deficitarios para terminar con un ascenso manchado en Irún y un lapidario año en la élite del que todavía se están pagando las consecuencias a través de un tercer concurso de acreedores que ha dejado al Hércules hipotecado de por vida. Tanto que esta nueva travesía por el desierto puede prolongarse más que las anteriores. Mientras tanto, la verbena que empezó aquella noche con Carlinhos Brown con los dueños de la SAD al ritmo de “Té té té”.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.