EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

La vaselina y los males del Hércules

J. A. SOLER / @jasoler65

La desbandada que se produjo en las gradas del Rico Pérez durante los minutos finales de la debacle del Hércules  ante el Nástic fue un mensaje claro del sentir de una afición hastiada de todo en el club blanquiazul. No fue por perder un partido por 0-3 contra un rival directo. Hay mucho más después de esa fuga masiva de aficionados, muchos de los cuales pensaban en no volver más. Y eso sí que resulta preocupante.

No es un problema de entrenador, por más que resultara necesario su relevo. Tampoco es de jugadores, a pesar de que muchos rinden por debajo de lo esperado. La causa del desánimo herculano viene más por esa muerte lenta a la que se está sometiendo a uno de los símbolos de Alicante sin que nadie ponga remedio. Esa es la verdadera razón por la que muchos herculanos abandonaron el Rico Pérez y no por el cabreo puntual de una contundente derrota.

Cansa ver como la planificación deportiva es deficiente año tras año. Dani Barroso se ha equivocado mucho en la construcción de este proyecto. Tuvo que tragar con el yerno del responsable de este desaguisado para trabajar en el Hércules, apostó nada más llegar por un perfil equivocado de entrenador, hizo una pésima gestión con las fichas sub 23 desoyendo informes técnicos sobre algunos de los elegidos y en el mercado invernal ha debilitado la plantilla en lugar de reforzarla.

Ese cóctel de errores hizo que todas las miserias del Hércules aflorasen en el primer partido ante un rival de verdadero nivel play off. Y entre el escaso acierto de la dirección deportiva y las injerencias del colaborador publicitario –Juan Carlos Ramírez– en aspectos técnicos, el resultado es el que es. De ahí que no sorprenda en absoluto, al menos para algunos, lo que está ocurriendo en el equipo y en el club.

Desvelaban este lunes en la Ser Alicante que el ex dirigente del Elche había anunciado en el vestuario una revolución en la plantilla poco antes de Navidad, estando el Hércules líder pero con malas sensaciones por sus pobres registros en el Rico Pérez. Esta revelación viene a confirmar la ruptura entre Juan Carlos Ramírez y Dani Barroso, situación  que ya publicó EstadioDigital.es el pasado 21 de enero en pleno mercado invernal.

Y el máximo responsable de todo esto ya no es el director deportivo, es quién trajo al Hércules al colaborador publicitario hace unos meses, quién trajo a Quique Pina para que dinamitara el vestuario, quién trajo a Jesús García Pitarch para que dinamitara el club o quién hizo saltar por los aires todo un proyecto por imponer a alguien al que se le había indemnizado meses antes por irse a Las Palmas.

La penitencia de Dani Barroso es aceptar trabajar con esas supuestas injerencias. Así es complicado que algo salga bien. Luego, las críticas por tragar y no acertar demasiado ya van incluidas en el sueldo. Es lo único que queda cuando hay que llevar tanta vaselina en el kit de supervivencia. Le pasó a Juan Carlos Mandiá y después a Quique Hernández, entre otros. Al final, saldrá como ellos. Y entonces no quedará ni vaselina.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?