EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

La última vida de un gato

FRANCISCO J. GARCÍA

Demasiado pronto llega la primera final del curso futbolístico para un Hércules hundido en la clasificación, endeble y sin ideas. Prácticamente se han dilapidado diez balas y el hambre de una afición ávida de victorias, aprieta. Quique Hernández debe de acertar ya y conseguir resultados sin apelar a la mala suerte, los árbitros o Bambi. Toca sacar ya la bayoneta. Toda la munición debe estar a punto para aniquilar deportivamente a un rival muy respetable, como el Real Jaén, pero menor en cuanto a historia y calidad futbolística.

Parece que el buen hacer defensivo en Soria tendrá continuidad y solamente entrarán en el once otros jugadores, debido a las dos bajas por sanción de titulares indiscutibles hasta el momento como el capitán Paco Peña y el incombustible Héctor Yuste. La opción más probable es que Escassi adelante su posición al mediocampo y que su lugar en el centro de la defensa sea ocupado por Borja Gómez, por otra parte el joven canterano de diecinueve años, Álex Muñoz, sustituirá al veterano extremeño en el flanco izquierdo de la retaguardia. El once inicial apunta al formado por Falcón, Ortíz, Álex Muñoz, Borja, Pamarot, Escassi, Sissoko, Ferreiro, Eldin, Assulin y Azkorra.

La creatividad atacante dependerá esta vez casi en exclusiva de la línea de tres mediapuntas. De su talento dependerá el éxito de una apuesta excesivamente defensiva para jugar como local, pero que por lo visto es la única opción posible en momentos de crisis y falta de confianza de unos jugadores obligados a subir el bajo nivel mostrado hasta la fecha.

Hay veteranía, hay calidad y solamente queda acertar de cara a puerta y jugar con elevada concentración hasta que el arbitro pite el final. De nada sirve lamentarse por lo que pudo ser y no fue, solamente hay que mirar el presente y ganar de una vez por todas en el Rico Pérez, tras casi dos meses y siete jornadas sin hacerlo.

El rival de turno es el Real Jaén, recién ascendido y entrenado por Manolo Herrero, excapitán de la capital del Santo Reino durante gran parte de la década de los noventa. Tienen la moral por las nubes después de sacar siete puntos de nueve posibles en las tres últimas jornadas y eliminar en Copa del Rey a todo un gallito como el Deportivo de la Coruña. En casa se muestran muy sólidos, pero fuera de casa bajan el nivel pues solamente han logrado un punto de doce posibles, aunque en El Molinón estuviesen a punto de conseguir una victoria que evitó Pichu Cuéllar en un mano a mano con Cascón, el delantero de referencia del equipo del año anterior, ahora reserva.

Sin duda el jugador de moda es Jona, un delantero malagueño, de padre hondureño, cedido por el Granada de Quique Pina y que acumula más de la mitad de los goles del equipo. En total son seis goles en liga, una cantidad nada despreciable, tres veces superior a la suma del pichichi actual del Hércules o de todos los arietes con nómina en el club.

Sobre el joven y corpulento Jona pivota el resto del equipo, que mantiene la base de jugadores del año pasado, junto a fichajes que elevan el nivel como el exsevillista Jozabed o el catalán Victor Curto, un jugador con mucha experiencia en Segunda B. Ellos serán preferentemente los encargados junto a Israel Jerez, de surtir de balones al poco ortodoxo, pero muy eficaz, punta boquerón. La única baja con la que cuentan es la del capitán Fran Machado, exjugador de la cantera ilicitana, pero que no está siendo titular. Si no hay bajas de última hora su alineación no diferirá demasiado de la formada por René en la puerta, José Cruz, Nando, Nino y Servando en defensa, Kitoko u Óscar Quesada como pivote, dos medios creativos por delante como Juanma y Jozabed y dos extremos abiertos, Israel por la izquierda y Victor Curto por la derecha, con Jona como ariete. Habrá que tener mucha atención en el mediocampo donde acumulan muchos jugadores para ganar la batalla en esa línea y no dejar cómodos ni a Juanma ni a Jozabed para que puedan meter pases interiores al punta o que habiliten a los extremos para hacer diagonales y plantarse a solas ante Falcón.

Mucho ojo con el exceso de confianza porque aún no se conoce a un gato con ocho vidas, ni a un entrenador que resista en el puesto sin ganar en esas mismas ocho jornadas cuando desde un principio se vendió luchar por las plazas de ascenso.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?