EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

La “sui generis” reforma del estadio Rico Pérez

J. A. SOLER / @jasoler65

“Sui generis” es un término procedente del latín que se utiliza en castellano para calificar como inclasificable un determinado asunto. Esa es la respuesta que ofreció Carlos Parodi como presidente del Hércules en la Junta General de Accionistas del 20 de noviembre de 2013, hace justo dos años, cuando le pregunté en calidad de accionista desde 1994 por la incorporación del Estudio Lamela al accionariado de la SAD herculana tras canjearse en acciones la deuda de la factura correspondiente al proyecto de reforma del estadio Rico Pérez, propiedad de la sociedad Aligestión Integral.

Y es que la factura de aquel macroproyecto, cuyo coste ascendió a 37.700 euros, fue con cargo al Hércules, inquilino del Rico Pérez, y no al dueño que, además, estaba obligado a acometer obras de reforma en el estadio después de haber sido comprado al Ayuntamiento de Alicante en el año 2007. Aquella respuesta de Carlos Parodi ante mi pregunta, según el presidente “sui generis”, dejó claro que el asunto incomodaba demasiado a los gestores del Hércules, Aligestión o hasta la propia alcaldesa Sonia Castedo. Sólo había que ver la cara que puso el máximo mandatario blanquiazul antes de soltar su singular respuesta.

Esta historia me ha venido a la memoria al leer la información que publica el diario El Mundo (pincha aquí para leer la noticia) sobre un posible amaño de la reforma del estadio Rico Pérez entre Aligestión y la entonces alcaldesa Sonia Castedo. En esta publicación, basada en nuevas escuchas del Caso Brugal, se hace alusión a la polémica factura del prestigioso arquitecto Carlos Lamela.

Si el escándalo ya era mayúsculo hace dos años al conocerse que el importe del proyecto encargado por Aligestión había sido incluido en el concurso de acreedores del Hércules, eso que Parodi calificaba de “sui generis”, habría que ver qué respuesta daría ahora el presidente de la SAD al destaparse en el diario El Mundo que la misma factura del Estudio Lamela también se pasó al Ayuntamiento de Alicante por orden de Enrique Ortiz al propio Carlos Parodi para “engordar” los gastos de una reforma del Rico Pérez que siempre ha olido mal pero que ahora, con este nuevo dato, apesta.

Lo peor de todo es que si han sido capaces de realizar este tipo de maniobras con la reforma, es de suponer que el destino de los 18 millones de un aval público será tan “sui generis”como los ingresos generados por el partido Borussia-Steaua de hace unos meses o los supuestos beneficios que haya dejado el España-Inglaterra. Especialmente, porque sería interesante conocer quién y a quién le han facturado tantas obras, vallas o lonas publicitarias con motivo de estos eventos en el estadio Rico Pérez. Y es que todo lo que rodea a esta gente, utilizando su propio lenguaje, es realmente “sui generis”.

Asamblea

 

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?