EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

La semana más morbosa en el Hércules

J. A. SOLER / @jasoler65

Con el eco de la inexplicable derrota del Hércules en Riazor, el club blanquiazul afronta una de las semanas con mayor morbo en su historia reciente. Javier Tebas, presidente de la Liga Profesional, y Juan Carlos Mandiá, extécnico del conjunto herculano que ahora está en el banquillo del Alavés, visitan Alicante en cuestión de días por diferentes motivos aunque, desde luego, su presencia no va a causar indiferencia. Banner Prosant

Y es que quién ha mantenido hasta hace bien poco una auténtica cruzada contra el Hércules se presenta este miércoles en Alicante para ofrecer una conferencia en la sede de la Universidad ubicada en Canalejas. Javier Tebas acusó el pasado verano al club alicantino de amañar un partido contra el Racing de Santander e incluso llegó a “descenderlo” de categoría en base a unas supuestas pruebas a las que nadie ha dado validez. El caso quedó archivado por el propio organismo que preside. Un ridículo en toda regla.

Resultará curioso y, sobre todo, morboso escuchar en Alicante las explicaciones de alguien que se ha saltado los más elementales principios del derecho. Porque Javier Tebas ha manifestado en reiteradas ocasiones que el Hércules no tendría que estar compitiendo en Segunda División a pesar de que sus gravísimas acusaciones de amaño nunca ha podido probarlas.

Si la presencia de Javier Tebas en Alicante despierta morbo, no le va a la zaga la vuelta al Rico Pérez de un entrenador que pudo pasar a la historia brillante del Hércules y, en cambio, es uno de los personajes más denostados en la afición herculana: Juan Carlos Mandiá. Un técnico que sacó al equipo alicantino del pozo de la Segunda B y que a punto estuvo de subirlo a Primera División en dos ocasiones.

Sin embargo, Mandiá no será recordado en el Rico Pérez por sus méritos deportivos, que los tiene. El entrenador gallego emborronó para siempre su imagen en Alicante tras dejar plantado al Hércules, encima sin pagar la cláusula de rescisión, para irse al Racing de Santander. Una situación que dolió mucho a la afición blanquiazul por situarla más cerca de la  traición que de un lógico y compronsible afán por mejorar profesionalmente.

La gota que colmó el vaso de agua con Mandiá fue aceptar el fichaje de un futbolista impuesto por las altas esferas del club cuando diez meses antes no lo quería en su plantilla, lo que obligó al Hércules a pagarle una indemnización. El “caso Portillo” resultó el detonante para que la grada dictara sentencia. Este cambio de opinión fue considerado por muchos como una bajada de pantalones para tratar de mantenerse en un puesto que había despreciado tres años antes. Los malos resultados deportivos hicieron el resto.

No es una cuestión de que en Alicante se haya cogido manía a Javier Tebas y Juan Carlos Mandiá. La justicia también se ha encargado de dejarles en evidencia con sentencias favorables en ambos casos a los intereses del Hércules. Pero quién no olvida lo que ambos hicieron no hace mucho es la afición. Sobre todo, porque los dos siguen pensando que la razón está de su parte. Y por todo ello, el morbo está servido.

 

 

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?