EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

La primera impresión es la que queda (85-55)

ESTADIODIGITAL.ES / @EstadioD

En los estándares de belleza dicen que la primera impresión es la que queda. Si es así, el Lucentum dio una imagen elegante, contundente y sin despeinarse en la segunda jornada de la segunda fase, en la que se estrenó con victoria ante El Pilar de Valencia (88-55). Además, lo hizo con un buen ambiente en las gradas del Pedro Ferrándiz, donde acudieron unas 400 personas para animar al grupo alicantino, en un partido que se resolvió en el primer cuarto y que no tuvo más historia que la que quiso contar el plantel que entrena Kuko Cruza.

Ya desde el salto inicial, el quinteto lucentino advirtió que se va a tomar en serio cada encuentro para llegar a la fase final con toda la fuerza del mundo para intentar ascender a Liga EBA. Casi sin pestañear, los locales se marcharon en el electrónico gracias a un juego dinámico y acertado en ataque. Con 17-4 en el marcador, el técnico visitante, Pablo Pérez paró el crono para llamar al orden a sus jugadores, pero de nada le sirvió porque la senda marcada por su oponente tenía el objetivo de la victoria sin pensar en quién tuviera enfrente. Una antideportiva a Álvaro Fuentes en el minuto 9 fue una de las pocas máculas que tuvo el bloque de Alicante durante todo el choque. Aun así, el primer acto se cerró con un ya clarificador 28-9.

Los segundos diez minutos discurrieron sin alteraciones en el signo del partido, si bien una zona 2-3 de los valencianos y la entrada en escena del visitante Bonachera pareció dar algo de mordiente al envite. El ala-pívot del plantel colegial anotó 10 puntos de manera consecutiva (con dos triples), lo que obligó a Cruza a pedir tiempo muerto (31-17, m.14). Esa llamada de atención del preparador vasco a los suyos volvió a enchufarles para que cerraran la primera parte con 27 puntos a su favor (48-21).

El entreacto no modificó en nada las coordenadas del encuentro, que seguía teniendo claro color blanco del Lucentum. Cruza, sabedor de todo lo que le queda por vivir a su equipo, ensayó distintas variantes defensivas, como una caja y uno -siendo Bonachera el jugador defendido por Adriasola- que le surtió efecto, ya que frenó la producción anotadora del colegial. Además, la diferencia se estiró hasta los 34 puntos (61-27, m.25). En ésas, Masllorens y Remón sacaron músculo en ambas zonas y no tuvieron piedad de sus adversarios.

A falta del cuarto definitivo, y con el electrónico 68-37, Cruza dio entrada a los menos habituales, que respondieron a la confianza de su entrenador, como el caso de Rafa Prats o Carlos Lapeña. Las diferencias se mantuvieron gracias a la intensidad de los locales, que no bajó un ápice y se apuntaron el primer triunfo a la espera de viajar a La Vila la próxima semana (sábado, a las 19.30).

Ficha técnica

Lucentum: Fuentes (8), Masllorens (18), González (9), López Valera (8) y Adriasola (11) –cinco inicial- Miñarro (2), Astilleros (8), Lapeña (6), Remón (14) y Prats (4).

El Pilar: Bonachera (22), A. García (12), Torres (0), Gimeno (8) y Gelabert (2) –cinco inicial- Cerdá (5), B. García (4), Escrivá (2) y Beltrán (0).

Parciales: 28-9, 20-11, 20-16 y 20-18.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?