EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

La pancarta de todos

J. A. SOLER / @jasoler65

Asustados deben estar en el Hércules con la indignación que ha causado en la afición la retirada de una pancarta en el estadio Rico Pérez sin ningún contenido ofensivo contra nadie. “Ortiz, gracias y adiós” fue una de las numerosas leyendas que los aficionados blanquiazules mostraron el domingo durante el último partido del equipo alicantino en disconformidad con la gestión de Enrique Ortiz en los últimos 15 años.

La indignación de la afición se dejó notar en el mismo momento en que fue retirada esta pancarta instalada en la valla de preferente cubierta. En ese instante, los cánticos contra el palco resonaron con más fuerza que nunca en el Rico Pérez contra los dirigentes del Hércules. Y es que los seguidores alicantinos, además de ver el hundimiento de su equipo, no entienden ni aceptan el estado de represión y censura que existe en el coliseo alicantino desde hace tiempo.

El argumento del club de retirar la pancarta “Ortiz, gracias y adiós” por tapar una publicidad en el estadio queda en ridículo cuando se observa la imagen de EstadioDigital.es. La leyenda apenas ocupa un metro de los casi 100 que tiene el anuncio de los diarios La Verdad y Las Provincias. El único espacio que cubre parcialmente es el término “Hércules”, que en en esa lona publicitaria aparece hasta una decena de veces a través de los lemas “Las Provincias con el Hércules” y “La Verdad con el Hércules”.

Por esta evidencia y porque el contenido de la pancarta no vulneraba la ley, los cerca de 5.000 herculanos que se encontraban en el Rico Pérez estallaron contra los dirigentes del Hércules. La grada entendió que se estaba cometiendo  una injusticia con independencia de que el portador de la leyenda se resistiera más de la cuenta ante la Policía, cuya intervención fue solicitada por la seguridad contratada por el club para entregar una sábana que ni era ofensiva ni, mucho menos, ocultaba la visión de un repetitivo anuncio con 100 metros de longitud que, muy probablemente, será de intercambio como ocurre con casi todos los medios de comunicación.

Es cierto que hay una propuesta de sanción para el portador de la pancarta por mofa, resistencia o desobediencia a la Policía que puede ascender a 3.000 euros. Cualquiera se habría rebelado ante una situación injusta como esta -lo hizo todo el estadio cuando lo vio- que llegó a este punto por el exceso de celo del club, que fue quién recurrió a los agentes para que cumplieran con su trabajo y retirasen la leyenda “Ortiz, gracias y adiós”.

Ahí está el origen de todo lo que vino después y lo que puede llegar en forma de multa. Si así fuera, EstadioDigital.es apoyaría cualquier iniciativa de las peñas o colectivos herculanos para recaudar fondos que costee tamaña injusticia. A un euro por cada uno de los abonados del Hércules alcanza para el pago de la supuesta sanción y sobra lo suficiente como para elaborar cientos de pancartas reivindicativas que no vulneren la ley en ningún aspecto.

Y es que Enrique Ortiz podrá sobrevivir en el Hércules a su pésima gestión, también podrá driblar legalmente asuntos de difícil explicación y justificación, incluso acallar voces críticas a cambio de promesas de dudoso cumplimiento, pero lo que no parece fácil controlar es la rebelión masiva de una afición indignada y harta. Con esto, ha conseguido despertar a la bestia. Detrás de la pancarta “Ortiz, gracias y adiós” hay miles de herculanos y alicantinos. Es la pancarta de todos. Es la pancarta de un sentimiento con 92 años de historia llamado Hércules CF. Y puede ser la chispa que termine con 15 años de algo que no quiere nadie.

IMG_5314

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?