EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

La insoportable levedad del gol

FRANCISCO J. GARCÍA QUINTO

Un equipo sin gol está condenado en un 99 % a no cumplir sus metas deportivas. Sin gol, no se gana, cualquier esfuerzo resulta baldío y hasta las flores se acaban  marchitando. Dejo un margen de un 1 %  para los milagros , conjunciones astrales o extrañas confabulaciones que se dan a favor una vez cada década y que acaban en Luceros .

El Hércules actual es el mejor desde el fatídico descenso de 2014. Un equipo equilibrado en todas sus líneas, con jugadores de calidad y oficio, con una adecuada mezcla de juventud y veteranía y en el que cada jugador lo da todo por el colectivo, lo cual  propicia que el aficionado se vuelva a ilusionar y crea en el proyecto, pero continuar con esta sequía goleadora puede ser funesto.

Por más que ahora seamos líderes, marcar menos de un gol por partido de media preocupa y mucho. Ya no se trata de una mala racha pasajera, se trata de una tendencia e incluso un rasgo distintivo negativo. Los equipos ya nos van conociendo y saben que nos cuesta un mundo marcar, sobre todo en el Rico Pérez. Solamente hicimos  más de un gol en nuestro propio estadio en el primer partido , de forma agónica y en el descuento. Tenemos una buena propuesta futbolística, pero una ratio pésima goles/ oportunidades falladas.

Es obvio que en la delantera nos falta algo. Jugar con Carlos Martínez arriba sin ser delantero puro es un parche similar al utilizado por Mandiá hace una década, en  la temporada 2008/2009 , con Sendoa de referente, ante las lesiones de Rubén Navarro y Delibasic. Aquella racha negativa ante el gol en la primera vuelta nos arrebató el ascenso  y espero que no se repita esta temporada. Además de la peligrosa mala racha de los delanteros (4 goles marcados en 12 partidos ), urge  comentar que los jugadores  de segunda línea tampoco están aportando gol y al final pese a que se hacen muchas cosas bien,  se acaban escapando unos puntos de oro que en mayo se podrán echar de menos.

Menos mal que el esfuerzo  colectivo a nivel defensivo y el alto nivel de Falcón nos sostiene líderes , pero los números ya muestran un ligero bajón. En las seis primeras jornadas se sumaron quince puntos sobre dieciocho y en estos últimos seis, solamente nueve. Globalmente siguen siendo unos números fabulosos para lo que estábamos acostumbrados ,pero otros equipos vienen pisando fuerte desde atrás y si queremos ser líderes al final de liga no podemos seguir perdiendo buenas oportunidades, sobre todo en casa, donde ya hemos doblado las rodillas dos veces y  más problemas está teniendo el equipo (3 victorias en 6 encuentros con un calendario asequible).

En casa, que es donde volvemos a tener nuestro talón de Aquiles , quizá se deba realizar de partida un planteamiento más atrevido. Carlos Fernández , Emaná o Salinas  necesitan una oportunidad desde el inicio para poder reivindicarse y descargar a Carlos Martínez del agotador trabajo de presión que realiza y que le hace llegar al área sin apenas oxígeno. Es obvio que algo hay que hacer para encontrar un mejor equilibrio.

Al final se trata de ganar. Los caminos al triunfo pueden ser variados pero a una buena actitud  se le debe sumar el acierto en la toma de decisiones, la templanza a la hora del estoque y el instinto goleador, que no se entrena. Pedir fluidez arriba es algo complicado en  cualquier equipo de segunda B que no sea un filial de un grande , pero el Hércules no es cualquiera. El Hércules está hecho de otra pasta y  debe tender hacia la excelencia en las catacumbas del fútbol patrio y no conformarse con dejar  las cosas a medio hacer. Hay que culminar el trabajo de cada semana remachando las redes del rival de turno, sólo así podremos optar al ansiado ascenso y acabar con esta pesadilla que ya dura cinco años.

 

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.