EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

La importancia de los resultados

FRANCISCO J. GARCÍA

La supervivencia del Hércules hoy en día es directamente proporcional a los resultados que consiga. Hasta aquí nos ha llevado la deficiente y conocida gestión institucional que padecemos los herculanos, llena de sombras, repleta de deudas y huidas hacia delante en lugar de haber apostado por una planificación estratégica a largo plazo y por un proyecto sostenible, en el cual el fútbol base fuese garante del futuro del club.

Pagamos ahora los derroches del pasado de un exmáximo accionista que tiró con pólvora de rey a cuenta de incrementar la deuda de la S.A.D. y además sin conseguir los objetivos, puesto que el viaje a primera fue efímero y agridulce, casi sin tiempo para asimilar la élite ni saborear la gloria. Un sueño de grandeza mal medido y que costó demasiado caro.

Ahora, tres años después despertamos del sueño, viviendo sucesivas pesadillas. Luchamos con el objetivo de salvar la categoría, aferrados a la obligación de mantenernos para evitar una futura disolución. Siempre se ha dicho que en un club de fútbol, el aspecto deportivo es el motor que impulsa lo demás y en un club que funciona de manera impulsiva e irracional, esa máxima se cumple a la perfección, tanto que si la pelotita entra, será mucho más sencillo cubrir la ampliación de capital que si permanecemos anclados en las posiciones de descenso y sin visos de mejora.

En este sentido, la victoria balsámica del pasado sábado ante Las Palmas se convierte en “caza mayor” para la entidad. Si realmente dependemos del estado de ánimo del hombre del puro, tanto mejor si vuelve la tranquilidad e incluso la esperanza. La nuestra es ver ganar al equipo y sentirnos orgullosos de estos colores, la suya, la de hacer negocios, obtener réditos económicos, y poder “figurar” y sacar pecho en palcos de primera. Ambas son compatibles siempre que el balón entre y el club siga siendo su rehén más valioso.

Si conseguimos la permanencia e incluso podemos optar a algo más, el Hércules completará con éxito ambos procesos de ampliación de capital que tanto nos inquietan, porque él no abandonará la nave si puede obtener algún beneficio. En cambio si se produce un descenso deportivo el escenario cambia por completo y dejaría de ser rentable mantener con vida al club, mal que nos pese a esos cinco mil fieles seguidores.

Puede que los aficionados no tengamos mil o mil quinientos euros para lograr apartar de la gestión al que manda en la sombra y nos ha llevado hasta esta situación tan caótica y negativa, pero si tenemos el sentimiento que a él le falta para animar al equipo hasta la extenuación y ayudar a que los rivales vuelen tan bajo como los canarios el pasado sábado y se estrellen ante el contundente muro de la derrota.

Solamente conseguir esos resultados positivos mantendrá a salvo las constantes vitales del Hércules. No queda otra que marchar todos a una, limar las asperezas, reducir las altas exigencias y encomendarnos a los pocos jugadores que tenemos, porque con sus defectos y virtudes, con sus fallos y aciertos, son los únicos que podrán salvarnos de la ruina.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?