EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

La Fundación, el Hércules, el IVF y la sombra de un aval de 18 millones

J. A. SOLER / @jasoler65

Durante la Junta General de Accionistas celebrada el pasado día 20 de noviembre un pequeño accionista preguntó por el destino de los 18 millones de euros avalados por el Instituto Valenciano de Finanzas. La respuesta de la mesa, entre caras de extrañeza, fue que este asunto nada tenía que ver con el Hércules al ser la Fundación la beneficiaria de dicho aval.

En la memoria económica del club entregada a sus accionistas en mayo de 2011 fue el propio consejo de administración del Hércules quién en una junta celebrada el 30 de junio de 2010, días después de confirmarse el ascenso del equipo blanquiazul a Primera División, adoptó el acuerdo de ampliar el capital social mediante aportación dineraria por un importe máximo de 30.647.088 euros mediante la emisión de igual número de acciones de un euro de valor nominal cada una de ellas.

Finalmente, la ampliación de capital quedó fijada en 17.400.000 euros y fue suscrita por la Fundación de la Comunidad Valenciana Hércules de Alicante previa adquisición de los derechos de suscripción preferente a Aligestión Integral S.L., adquiriendo de esta forma la mayoría del capital social. Tanto el consejo de administración de la SAD como Aligestión son miembros del patronato de la Fundación que, para disponer de esta cantidad en aquel convulso verano, solicitó un préstamo a la antigua CAM el 26 de julio de 2010 por valor de 18 millones de euros avalado por el Instituto Valenciano de Finanzas, aval que fue ejecutado en 2012 por incumplimiento en los pagos por parte de la Fundación.

Las dudas surgen cuando quién ingresó los 18 millones de euros avalados por el IVF, la Fundación, no hizo uso de dicho dinero. Ahí es cuando aparecen interrogantes que tres años después no han obtenido respuesta. ¿Quién dispuso de esta importante inyección económica y en qué se usó? Lo que está claro es que no lo hizo la Fundación ni tampoco se utilizó para zanjar la deuda del Hércules con las administraciones públicas, su destino inicial.

Aligestión Integral, uno de los patronos de la Fundación y sociedad propietaria del estadio Rico Pérez, presentó la instalación deportiva como garantía del aval público. El hecho de que esta mercantil esté en otro procedimiento concursal ha evitado de momento el embargo del estadio por parte del IVF tal y como explicó hace un año José Císcar, vicepresidente del Consell, en una entrevista en Información TV.

El hecho de que no aparezcan justificantes sobre el verdadero destino de aquellos 18 millones avalados por un organismo público aumentan la confusión e indignación ciudadana. El enésimo frente que tiene abierto el Hércules o su máximo accionista. Encima, con quién más de una vez ha tenido que salir al rescate (Canal 9, IVF, etc.) de una entidad que lleva años caminando sobre el alambre. Y para tener “contentos” a los que se atreven a cerrar RTVV, reclamación por la vía judicial de una cantidad seis veces menor a los 18 millones del aval. Así, normal que ahora no aparezca ni la sombra de la red que siempre ha tenido la SAD debajo de su trapecio. Porque la única sombra que puede encontrar es la del aval.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?