EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

La excusa del no tengo tiempo para hacer ejercicio

ESTADIODIGITAL.ES / @EstadioD

Persona X: “¿Y por qué no te apuntas al gimnasio?”; Persona Y: “Es que no tengo tiempo de ir”. A menudo estas conversaciones se repiten, casi más ahora que llega el verano, la operación bikini o las jornadas largas de trabajo para poder cerrar todo e irnos de vacaciones con nada pendiente – o nada pendiente lo suficientemente importante como para que nos quite “el sueño de una noche de verano”. Bueno, el caso es que ahora con las nuevas tecnologías la conversación podría continuar con un “pues haz el gimnasio en casa” . O mejor, ponte en forma con esta app.

Y entonces la persona Y, preguntaría, “¿a qué te refieres?” Sí. La falta de tiempo se ha convertido en uno de los problemas que más causan ansiedad y angustia en el ser humano. De hecho, algunos hablan ya de otra forma de pobreza. Recientemente, además, se ha presentado un documental en Barcelona de la directora Cosima Dannoritzer que, con el título “Ladrones de Tiempo”, habla, precisamente, del tiempo como algo tan valorado como el petróleo*, el agua u otros recursos importantes y necesarios para subsistir.

También del tiempo, del Tiempo en mayúscula, hablaba Fernando Trias hace años en su libro de naturaleza empresarial – pero también personal – “El vendedor de Tiempo” con sus tarritos de cinco minutos. Porque tan importante es tenerlo como saber gestionarlo, cuando se tiene y cuando no se tiene.

Internet y la sociedad digital han ayudado mucho a ahorrar minutos, segundos…aún en fase de transición –sobre todo ahora que conceptos del mundo del trabajo como “desconexión digital” irrumpen con fuerza en nuestra vida mundana -, *no se sabe bien si Internet ha venido para ayudarnos o para rematarnos. O puede que las dos cosas.

De momento, nos facilita la vida. Nos resuelve dudas y *nos acerca un mundo sin tener que desplazarnos*, como es el gimnasio en casa. Poder contar con un entrenador personal online, con tablas de ejercicios y series y con un seguimiento es un privilegio y a veces es la única forma de poder mantener una rutina respecto a cuanto el ejercicio físico se refiere.

Porque hacer ejercicio es necesario, sobre todo en esta sociedad sedentaria que corre de un lado a otro por las escaleras del metro o gasta minutos perdidos en gritar improperios encerrada en un coche en mitad de un atasco en cualquiera de las calles principales de las grandes ciudades.

Hacer ejercicio es necesario, para la salud física, pero también para la mental. Es importante la desconexión. La digital y la analógica. Sudar. Sentirse bien. Afrontar un nuevo reto, sentir mejoras que redundan en el bienestar propio.

Las pulseras de actividad también han ayudado mucho a entender que hay que comenzar a cuidarse, a mantener un equilibrio entre las distintas esferas de la vida (la personal, la familiar, la laboral, etc) sin renunciar a la salud.

Llegará septiembre otra vez con su boom de matriculaciones de gimnasios y el posterior abandono. No hay excusas que valgan ya cuando puedes llevar el gimnasio a tu casa. Como muchas cosas en la vida, “querer es poder”.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.