EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

La encrucijada de Ortiz

J. A. SOLER / @jasoler65

No imaginaba quién ordenó la retirada de la pancarta “Ortiz, adiós y gracias” en el estadio Rico Pérez que esa acción iba a provocar una movilización sin precedentes en la afición del Hércules. La torpe decisión ha supuesto la creación de un movimiento que, de momento, está calando en una sociedad como la alicantina poco dada a participar en acciones de protesta.

Muy harto debe estar el alicantino en general y el herculano en particular para que este movimiento espontáneo sea imparable con apoyos de leyendas históricas del Hércules como Giuliano, Tote, Gallego, Paqui, entre una legión de seguidores que cuenta con, incluso, aficionados de otros equipos. Un mensaje claro y contundente que debe servir para que Enrique Ortiz y los suyos reflexionen.

El problema que tiene el mandamás del Hércules es tremendo, como diría alguien que todos conocemos. Llegados a este punto, haga lo que haga, Ortiz se encuentra en un callejón sin salida. Si decide continuar contra viento y marea, la situación puede resultar insostenible. Y si opta por abandonar el barco, siempre quedará señalado como responsable de dejar un club casi centenario herido de muerte. Esa es la encrucijada a la que se enfrenta con la que ha liado.

En aquella inocente pancarta, posiblemente la menos ofensiva de todas las que lució el Rico Pérez en el último partido, aparecía la palabra gracias. Quizás porque, sin saberlo, hay que agradecer al iluminado o iluminada que ordenó retirar la sábana el hecho de haber despertado a un león profundamente dormido. Una torpeza que lleva el mismo sello que la ruinosa gestión llevada a cabo en el Hércules durante los últimos 15 años. Y es que la gente que de verdad quiere a este símbolo de Alicante se ha dado cuenta de que estos gestores no pueden continuar ni un minuto más al timón del barco.

 

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?