EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

La cantera del Hércules: El futuro de un club que no cree en el futuro

FRANCISCO JOSÉ GARCÍA QUINTO (Profesor, escritor y abonado 1.261 del Hércules)

Todo buen aficionado al fútbol sabe que la cantera es el futuro de cualquier club, especialmente de aquellos que no son grandes y cuya economía no les permite adquirir a los mejores jugadores en el mercado futbolístico. Incluso los grandes clubes llevan años inmersos en una lucha por adquirir a edad temprana a los talentos que destacan en todo el planeta para hacerlos triunfar en el primer equipo y así ahorrar una suculenta cantidad en concepto de traspaso.

El Hércules actual va al revés del mundo. Si un club serio y competente apuesta al máximo por su cantera, el nuestro lo que hace es desmantelarla, dejarla casi abandonada a su suerte y sólo se acuerda de ella prácticamente cuando no tiene más remedio por las bajas , cuando la crisis económica no le permite hacer fuertes dispendios o cuando la normativa de fichas de jugadores sub-23 en Segunda División B le obliga a contar con varios canteranos.

El Hércules históricamente no se ha caracterizado por mimar a su cantera, pero lo que está ocurriendo ahora es propio de un club en franco declive institucional que reacciona a base de impulsos ante una cruda realidad que acaba imponiéndose. Sólo hay que darse una vuelta por los campos donde juegan nuestros equipos para observar que los problemas crecen y en ocasiones se multiplican y el rendimiento deportivo globalmente está siendo flojo.

Y el primer equipo no es una excepción, por una razón, por otra o por la suma de muchas, los canteranos en el primer equipo no están triunfando y eso repercute en el nivel de una plantilla que nos vendieron para ascender y que puede que se quede varada a mitad de camino sin alcanzar esa meta del ascenso, que es más un sueño en estos momentos que algo tangible.

Critico abiertamente al club por su inexistente o residual política de cantera y critico al director deportivo Daniel Barroso por su elección de fichas sub-23. Con todos los respetos para los actuales jugadores sub-23 del Hércules, creo que no se eligió del todo bien a los jugadores que debían formar parte del primer equipo y a las estadísticas me remito. Solamente Álex Muñoz es titular indiscutible. La aportación de otros jugadores ha sido discreta en el caso de Juanma Acevedo o Sugi, pero testimonial en el caso de Iván Buigues, Pepe Sellés y Baldo Santana. A ninguno de ellos lo considero mal jugador porque si así fuera no habrían llegado nunca a donde ahora están. Lo que yo critico es que en algunos casos les falta recorrido, horas de fútbol para completar su formación y ser más competitivos para aportar más al conjunto y eso sólo se consigue jugando. En ese sentido este es un año perdido para casi todos ellos.

Si un jugador joven no juega, se estanca y si eso ocurre acaba jugando en categorías bajas. Ese riesgo corren muchos canteranos del Hércules año tras año. El club nunca acaba de contar de verdad con ellos y son muy pocos los que acaban consolidándose en el primer equipo, en el que paradójicamente no suelen durar mucho porque les ningunean, les malvenden o directamente les regalan. Como he dicho, nada tengo en contra de ningún canterano , al revés, les deseo que triunfen y ojalá pudieran estar muchos más en el primer equipo, pero por h o por b los entrenadores que fichan no les consideran casi nunca de la partida.

El gran fallo de Barroso fue no poder convencer a Eldin Hadzic para abanderar este proyecto. Él era el canterano llamado a liderar el proyecto, pero no todos en el club creían en él. Al bosnio no se le dio la importancia que tenía y al margen de tener ofertas de superior categoría, influyó en su decisión de abandonar el club el no sentirse totalmente arropado por algún peso pesado del vestuario. Eldin, titular indiscutible en el Real Zaragoza, estaba llamado a ser el líder del Hércules de la próxima década, pero el club no pensó lo mismo. Prefirió venderlo a cederlo y además lo malvendió porque ahora podría sacar por él al menos tres o cuatro veces más dinero que por lo que fue vendido.

Junto a Eldin, el siguiente en la lista era Sugi, la lesión le ha impedido triunfar. El chico lo da todo pero se le ve aún falto de chispa, algo que no volverá a tener sin continuidad y el club no quiere que la tenga porque en su posición trajeron al enésimo extremo/ mediapunta que no aporta casi nada (Quero) para tapar su proyección. Veremos a ver si Sugi también tiene que triunfar en otro club como acaban haciendo muchos.

El tercero en la lista era Alberto Carbonell. El año pasado se graduó en Segunda División A. No solamente jugó, sino que cumplió con creces. El premio a su labor fue dejarle sin ficha casi al final del mercado y darle la baja. ¿Suena a broma no? Nada de eso, esto es el Hércules. Y claro, duele ver que el Hércules no tiene centrales y a uno muy válido y herculano le dejásemos ir gratis al Getafe B. En mi opinión Carbonell no es inferior a Pardo y por supuesto no lo haría peor que Fran González en el centro de la defensa.

Luego en las restantes fichas confieso que tenía muchas dudas puesto que yo sólo soy un humilde aficionado y no soy técnico especializado. Pero me llamó mucho la atención lo que pasó con Álvaro Clausí y con John Edison. Sus fugaces salidas me resultaron sospechosas y equivocadas. Y lo digo porque ambos tenían experiencia en equipos punteros de Segunda División B y podían perfectamente haber formado parte de la plantilla después de haber cumplido en los equipos donde habían estado cedidos.

Clausí no es inferior a Martins, Fran o Miñano y por el contrario sí habría resultado mucho más barato. El Hércules prefirió regalarlo al Mallorca B y gastar un importante dinero en jugadores que no marcan diferencias. Con el colombiano John también pasó algo parecido, pero al menos este jugador aún pertenece al Hércules. Barroso prefirió cederlo sin dejarle hacer la pretemporada con el primer equipo. En mi opinión John estaba más curtido que Juanma Acevedo, conocía mejor la Segunda B e incluso no le veo inferior a Adrià Granell o a Casares, jugadores top de la categoría que tampoco están rindiendo a su nivel.

Con Eldin, Sugi, Clausí, Carbonell, Álex Muñoz y John Edison habríamos tenido unos sub-23 fuertes para la categoría, al nivel de otros aspirantes. Pero Barroso no pensó igual y se arriesgó en demasía. El tiempo le está quitando la razón y eso no es culpa de los canteranos que no juegan, es culpa del que los ha elegido. Baldo, Sellés y Buigues necesitan jugar muchos partidos y no lo están haciendo. Deberían salir cedidos para curtirse y demostrar más cosas antes de competir con pesos pesados como Paco Peña, el mejor lateral izquierdo de la última década, Rafita, un clásico de Segunda A con experiencia en Primera o Chema Giménez, un veterano guardameta con mucha trayectoria en el fútbol profesional.

Me da la impresión de que la cantera para los dirigentes actuales es una “patata caliente” en vez del verdadero motor del club. Por eso los canteranos del Hércules son el futuro de un club que no cree en el futuro.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?