EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

La avioneta del Hércules

J. A. SOLER / @jasoler65

Dos meses sin ganar es muchísimo tiempo en cualquier categoría y mucho más si se trata de un aspirante a estar en los primeros puestos. Con la llegada de Josip Visnjic, el Hércules puso fin a una espiral peligrosa que ahora debe confirmarse también en el estadio Rico Pérez en donde el equipo blanquiazul acumula más de 100 días de ganar. Ahora viene lo más difícil, darle continuidad a esta nueva dinámica.

Para seguir vivos cada semana, ahora mismo es el único objetivo al que puede aspirar este Hércules, hay que encadenar un buen número de victorias. Es cierto que el primer triunfo en el año 2018 ha llegado contra un colista que apenas ha ganado un encuentro en toda la temporada, que el máximo goleador blanquiazul apenas lleva 5 goles y que para entrar en la promoción haría falta ganar en 12 jornadas los mismos que ha vencido en 26. Aún así, no queda otra que ganar y ganar para no tener que bajar la persiana antes que en la nefasta temporada pasada.

Para estos casos de situaciones límite que tanto van con el Hércules, la cabeza dice que un equipo que ha sido incapaz de imponerse en ocho ocasiones durante más de medio año de competición, difícilmente logrará ese mismo número de victorias en menos de tres meses. Pero el fútbol funciona más con el corazón y el 0-3 en Zaragoza permite al sufridor herculano seguir haciendo cuentas.

Hace 15 años, Josip Visnjic también cogió a un Hércules en una situación similar. Felipe Miñambres le dejó un equipo que no transmitía, que empataba mucho y ganaba poco. En su estreno ganó por 1-3 a un Alicante CF que por entonces estaba en alza. Fue el día de la famosa avioneta. Una tarde de reivindicaciones herculanas por tierra, mar y aire.

Después de aquel triunfo terrestre y aéreo, llegó otro sonado en Castalia ante el invicto Castellón que dirigía José Luis Oltra. Sin embargo, todo eso quedó en nada porque a aquel Hércules le faltaban demasiadas cosas como para mantener ese ritmo ganador en el último tercio de competición. Ahora, como hace tres lustros, hará falta una ofensiva similar a la de aquella tarde de la avioneta, pero en las 12 citas que restan para llegar al objetivo.

Ya se sabe que en fútbol todo es posible y por ello la cabeza y el corazón herculano siguen reñidos porque cada uno dice una cosa distinta. Y una avioneta no arregla el asunto como sucedió hace 15 años. Mas bien hace falta un escuadrón como aquel que lideraba un legendario aviador alemán conocido como el Barón Rojo en tiempos de la Primera Guerra Mundial. Si no es así, siempre permanecerá en el recuerdo ese “Rico Pérez herculano” que surgió desde el cielo, aunque ahora el dueño sea el IVF.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.