EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

La ausencia de Portillo marca la protesta masiva contra Ortiz

J. A. SOLER / @jasoler65

Ninguno de los 3.000 valientes que se acercaron al Rico Pérez fue con la intención de ver un partido de fútbol, por mucho que el estadio se abriera para ello. A todos les daba igual el resultado porque, como bien dijo alguno de los capitanes del Hércules, sobró una jornada. Y hasta en eso se equivocaron. Sobró en lo deportivo, pero no a nivel institucional. Fue el día de las protestas contra un sin sentido permitido y consentido durante 15 años.

Los que decidieron dedicar una tarde de sábado a la defensa de un símbolo de Alicante enviaron un mensaje muy claro contra alguien que dificilmente podrá mantener la vara de mando en este escenario tan adverso. Una prueba de ello es que Javier Portillo fue escondido por orden de no se sabe quién, algo que encendió los ánimos del personal. La alcaldesa Sonia Castedo dijo que era momento de escuchar, pero quedó claro que ni el amo ni sus herederos están por la labor de escuchar a nadie. Así les ha ido. Así les va.

IMG_5694

Tras diez minutos de tregua dedicados al montaje de numerosas pancartas dirigida a Enrique Ortiz, los aficionados blanquiazules rompieron su silencio con el cántico de “estamos hasta las huevos de la familia Ortiz” para continuar con unos atronadores “Enrique véte ya” y “directiva dimisión”. Pero lo que terminó de enervar a los críticos seguidores fue la ausencia de Javier Portillo en el terreno de juego.

El yerno de Enrique Ortiz no jugó y ante ello la grada pidió de forma constante su presencia. Y es que la afición entendió que Portillo había sido escondido con la complacencia de Slavisa Jokanovic para evitar una pitada que, por el contrario, sí que se llevó Javier Hervás, uno de los señalados por el público tras el descenso del Hércules a Segunda División B.

Los goles del Barça B, que terminó ganando por 1-2, calentaron más un ambiente de tensión con pancartas alusivas a la gestión de Ortiz en el Hércules. “Por un Hércules limpio”, “Ortiz, gracias y adiós”, “Vende y véte” o “Por un Hércules sin humos” son algunas de los mensajes que inundaron el estadio Rico Pérez durante más de una hora de protestas.

Cuando faltaba un cuarto de hora para terminar el intrascendente partido, muchos empezaron a recoger los bártulos para dirigirse al exterior del estadio. Comenzaba la segunda fase de la protesta en la puerta cero. Ahí, alrededor de un millar de personas continuaron lanzando cánticos contra los dirigentes y jugadores del Hércules y, especialmente, contra la familia Ortiz.

Y es que, como decían algunos miembros activos de la plataforma “Por un Hércules limpio”, la campaña de protesta no ha hecho más que empezar. La situación de Enrique Ortiz y su gente en el club apunta a insostenible. Es el momento de que los gobernantes de Alicante y Valencia, los mismos que han consentido las tropelías cometidas en esta institución con 92 años de historia, muevan ficha. De lo contrario, las pancartas empezarán a apuntar a los políticos a menos de un año de las elecciones municipales y autonómicas. La calle lo tiene claro. La pelota está ahora en otro sitio que no es, ni mucho menos, el Rico Pérez.

IMG_5727

 

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?