EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

La afición del Elche se mofa del Hércules con olés y cánticos de “Portillo, selección”

J. A. SOLER / @jasoler65

Si algo quedó claro en el Hércules-Ilicitano disputado en el Rico Pérez es que no fue un partido cualquiera. Tuvo unas connotaciones tan especiales en lo que se refiere a ambiente que no dejó indiferente a nadie. La presencia de cerca de 2.000 seguidores del eterno rival blanquiazul ávidos de mofa y sintiéndose ganadores con independencia del resultado deportivo que se diera sobre el terreno de juego le hizo diferente.

“Hemos venido a reirnos y el resultado nos da igual” cantaban los seguidores del Elche al entrar al estadio Rico Pérez al tiempo que entonaban cánticos a favor de Enrique Ortiz. Lo peor para el equipo vino con burlescos “olés” nada más empezar el partido cada vez que los jugadores del filial ilicitano daban cuatro pases. Las risas continuaron con otro irónico “que bote el Rico Pérez” en la grada franjiverde  junto con otros dedicados a Juan Carlos Ramírez, exdirectivo del Elche que Enrique Ortiz incorporó a principios de verano al Hércules.

Un escenario de bochorno que no ha debido sorprender a cualquier herculano conocedor de esta rivalidad. Especialmente, cuando se conoce el motivo por el que se desplazaban los seguidores ilicitanos, que nada tuvo que ver con apoyar a su equipo. Simplemente, para reirse del rival en su cara y en su propia casa.

Y también debe resultar noticiable que los mismos dirigientes del Hércules promuevan este  clima nada propicio para su propio equipo cuando juega como local, eso sin contar la nula sensibilidad hacia sus fieles aficionados a los que no les avergonzaba este partido, pero si en cambio quienes les representan en el palco por ponerles las alfombra a los rivales que se ubicaban en la Grada Tejero del estadio Rico Pérez mientras sus incondicionales tenían que aguardar larguísimas colas para acceder al recinto en el fondo sur, por ejemplo. Una insensibilidad más del club hacia los suyos.

La ironía es la manera más cruel de ridiculizar a alguien. Los irónicos cánticos dirigidos desde la grada ilicitana a alguno de los dirigentes del Hércules y al futbolista que escenifica la imagen de Enrique Ortiz en el campo arreciaron en cuanto Javier Portillo saltó al terreno de juego. “Portillo, selección”, “nosotros te queremos, Portillo quédate” y otros en la misma línea marcaron la parte final del encuentro.

Y es que los enemigos del Hércules no son los que estaban en la grada del Mundial -esos son rivales, crueles, pero rivales-, son todos los que están en el palco y, en especial, alguno que ni se atreve a ir. Cuando le cuenten la música que sonó en “su” casa, igual hasta cae en la cuenta de que no merecía la pena sacar unos pírricos 15.000 eurillos en caja para dejar en evidencia a su familia.

Si al menos la mofa del rival hubiera dado para reforzar o pagar la plantilla, podría hasta entenderse. Pero a 10 euritos por risa no da ni para pagar la deuda contraída con los técnicos del fútbol base. Este es el Hércules de Ortiz que causa tantas carcajadas a 20 kilómetros de la capital y mucha vergüenza en Alicante. Afortunadamente, el equipo blanquiazul ganó con un gol en el minuto 92 y para los del palco no existió lo otro.

Hércules-Ilicitano

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?