EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

La adversidad es una ocasión para la virtud

FRANCISCO J. GARCÍA QUINTO

El Hércules 2018/2019 parece que ha dimitido una vez más en enero. Otro mes de enero fatídico y ya van unos cuantos. Qué cruz. Dos derrotas en 2 partidos. 0 de 6. 0 goles marcados en 2019. Cruel, pero real. Queda mucho, pero esta inercia nos lleva al Leteo, al infierno futbolístico que ya conocemos. Al páramo invernal donde se desintegra la ilusión de salir del inframundo del balompié.

Este equipo va a menos, no podemos negarlo. Lleva la friolera de 314 minutos sin ver puerta y no tiene visos de mejorar, la verdad sea dicha. Parecía que Planagumà había dado con la tecla pero aquello solo fue un sueño de verano que acabó convertido en la típica pesadilla herculana. Hemos dilapidado el buen inicio liguero y estamos otra vez a la deriva de la irregularidad, cada vez más empequeñecidos en una competición que no perdona a los equipos que reinciden en sus errores.

Esta película ya la hemos visto demasiado. Falta de actitud en algunos jugadores, falta de intensidad en otros, falta de velocidad en el juego, precipitación y serios problemas en la  definición.Nervios, mala suerte, largueros, manos a manos fallados y el rival de turno aprovechando las rebajas de este mes en la portería de Falcón. Y si esto fuese poco, el sábado viene el intratable Villarreal B a un Rico Pérez de uñas, con el equipo fuera del play off y una empanada digna de la mejor panadería gallega. Del liderato mejor dejemos de hablar.

Cualquiera diría que este equipo ya está muerto en la presente temporada y que solo falta que alguien le ponga simbólicamente un óbolo en la frente para pagarle el viaje a Caronte y pensar ya en otra temporada, pero los que dicen eso son exactamente los mismos que ya nos daban por ascendidos en el mes de septiembre tras un magnífico inicio de liga. Y no, ni se puede ascender en septiembre ni perder todas las opciones en enero, pero lo cierto es que sí se ha perdido de vista el citado liderato y la ilusión de la hinchada, harta de tantas decepciones. Levantar el vuelo no será fácil en esta tesitura.

Mientras tanto y sin quererlo, algunos herculanos realistas  ya empiezan a pensar en la siguiente, la enésima, la del “ este año sí”. Sin gol es imposible hasta soñar. Mientras  no llegue un Mesías del gol  estaremos en la miseria. Todos los proyectos se irán al traste, aunque se hayan planificado bien y con tiempo. Todos los entrenadores acabarán yéndose, pues esa es la ley del fútbol, aunque tengan personalidad, carácter, ilusión o experiencia y muchos jugadores seguirán pasando por el Rico Pérez  sin pena ni gloria porque cuando falla el estoque, su trabajo queda deslucido. 16 goles en 20 partidos es una broma de muy mal gusto. Son cifras de equipo menor aunque vayamos sextos en la tabla de clasificación.

Otros, quizá por resistencia utópica o por llevar la contraria,  preferimos pensar que todavía queda mucha tela por cortar, que el equipo tiene mucho que decir sobre el campo si se centra y vuelve a demostrar los conceptos futbolísticos de principios de liga. Estamos a tiempo de todo, pero la realidad , tozuda como siempre, demuestra que debemos reforzarnos arriba y en medio campo, alinear siempre a los once mejores, sea quien sea el rival que esté enfrente y cerrar cuanto antes la plantilla para que nadie se despiste. Ahora es tiempo para valientes y no para mirar de reojo a Caronte y los 45 puntos que dan la permanencia. Como decía Séneca, la adversidad es una ocasión para la virtud.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies