EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Honores a Giuliano, la leyenda más grande del Hércules

J. A. SOLER / @jasoler65

Los niños de ahora quieren ser Messi o Cristiano y por eso compran sus camisetas por muchos euros que cuesten, pero hace 40 años los niños de Alicante querían ser Giuliano. Así definía un aficionados a esta leyenda del Hércules durante el entrañable y emotivo homenaje de la Asociación Herculanos al que para muchos ha sido el jugador más grande de la historia del club alicantino.

Porque Giuliano es al Hércules lo que Di Stéfano es al Real Madrid, Messi al Barcelona o Kempes al Valencia. Y es que el defensa argentino lideró al mejor Hércules de la historia de la misma manera que sus compatriotas engrandecieron el Bernabéu, el Camp Nou o Mestalla. 

Alfredo Di Stéfano fue nombrado presidente de honor en el Real Madrid, Mario Alberto Kempes ha sido embajador del Valencia y cuando Leo Messi se retire pasará a ser leyenda del Barça con un recuerdo permanente en el Camp Nou.

En cambio, Carmelo Héctor Giuliano, 35 años después de su forzosa retirada, está considerado casi como un “enemigo” para los que mandan en la SAD herculana. Tan cierto como que fue el alma de aquel Hércules de Arsenio.

Para los que no lo vieron jugar, Giuliano fue la pieza angular de un Hércules que se ganó el respeto y la admiración del fútbol español. Como comentaban algunos en el homenaje que le tributó la Asociación Herculanos, todos los niños de Alicante de hace 40 años querían ser el 5 del Hércules. Ni las figuras del Barça ni las del Madrid. Giuliano era el ídolo de todos los herculanos, jóvenes, menos jóvenes y veteranos.

Esa admiración por el defensa argentino trascendió mucho más allá de Alicante. En una época en la que no se vendían camisetas -el merchandising no existía- ni había galas para premiar a los mejores jugadores de la Liga como ahora, ni siquiera televisión, Giuliano fue elegido varios años por el Carrusel Deportivo de la Ser como el jugador más Soberano, la firma de brandy que patrocinaba por entonces el premio al mejor futbolista de una Liga española en la quejugaban figuras mundiales como Cruyff, Breitner, Luiz Pereira, Kempes, Brindisi, Caszely, Iríbar o Pirri.

El Valencia y el Barça se lo disputaban. Rico Pérez lo retuvo en Alicante a pesar de las ofertas. Esto que explica que muchos consideren a Giuliano como el más grande que ha vestido la camiseta del Hércules. Sin él, muy posiblemente, el equipo alicantino no hubiera sido lo que fue en esa gloriosa época. Por todo eso, aún resulta más incomprensible que no hubiera representación del club en el homenaje organizado por la Asociación Herculanos.

Carmelo Héctor Giuliano estuvo acompañado por sus excompañeros Juan Antonio Carcelén y Pascual Luna Parra, que también se acercó a saludar al homenajeado. El líder del mejor Hércules  fue agasajado con una placa conmemorativa de la Asociación que preside Quique Tébar, una fotografía enmarcada de una formación blanquiazul de 1979 y una bufanda de la peña Negre Lloma.

Gestos de cariño y reconocimiento de los que conocen la dimensión de una leyenda herculana cuya contribución al engrandecimiento de la historia del Hércules le hace merecedor, no para dar nombre a una puerta en el Rico Pérez, sino de algo mucho más acorde a su grandeza. Porque Giuliano no es un grande, es el más grande por mucho que le duela a los que se empeñan en quitar el Negre Lloma del escudo.

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?