EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Hogmanay, la Nochevieja en Escocia

J. A. SOLER / @jasoler65
La Nochevieja en Escocia se llama Hogmanay. Es una antigua fiesta pagana que originariamente se desarrollaba durante el solsticio de invierno y posteriormente se ha trasladado a la noche de San Silvestre, es decir, la Nochevieja. Aunque la celebración se extiende por las principales ciudades escocesas, en la bella Edimburgo es donde cobra mayor dimensión.
Edimburgo ofrece una de las fiestas más grandes de Nochevieja de toda Europa y atrae cada año a más de 100.000 personas de todo el mundo. Se desarrolla durante tres días con eventos, conciertos, manifestaciones, festivales musicales y cinematográficos, juegos y actividades callejeras para adultos y niños.
El Hogmanay arranca el 30 de diciembre con el extraordinario y singular Desfile de Antorchas, de inspiración vikinga. Miles de personas se reúnen en varios puntos cercanos a la Royal Mile llevando antorchas encendidas, y poco a poco la procesión desfila a ritmo de percusiones hasta Calton Hill, creando una cascada de fuego que ilumina las calles de Edimburgo.
Una vez en el parque, el desfile se complementa con un espectáculo de fuegos artificiales. Para unirte, tienes dos opciones: asistir como espectador en Calton Hill o participar en el desfile (15 libras esterlinas por el alquiler de una antorcha.
Un día después, el 31 de diciembre se celebra la Street Party, la conocida fiesta de Nochevieja de Edimburgo al aire libre en el centro de la ciudad y que congrega todos los años a más de 80 000 personas.

Aunque sea al aire libre, para participar es imprescindible que comprar entrada (30 libras esterlinas), ya que el centro se cierra al público. En las abarrotadísimas calles contiguas a Princes Street se instalan pantallas gigantes, bares y escenarios por donde desfilan grupos y artistas callejeros. Por unas horas, la multitud olvida el frío y se funde con la música.

Para dar la bienvenida al año nuevo, a medianoche se lanzan unos espectaculares fuegos artificiales frente al castillo de Edimburgo. Tras las campanadas  es costumbre que la gente se dé las manos y cante la canción popular ‘Auld lang syne’, una pieza tradicional escocesa basada en un poema de Robert Burns.

En escocés, Auld lang syne significa ‘por los viejos tiempos’, y la canción, de melodía dulce y nostálgica, rememora los tiempos pasados y propone un brindis a la amistad. Es un tema muy conocido con múltiples versiones, también es español.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?