EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El HLA Alicante apela a las genialidades para ganar al Real Canoe (78-72)

GUSTAVO L. SIRVENT (@gustavolsirvent)

Si alguien cree que en la LEB Plata regalan las victorias comete una ingenuidad supina. Aun así, las genialidades siguen decantando la balanza para el Lucentum. En ésas, corres el riesgo de que la moneda caiga cruz y acabes perdiendo, pero este viernes no fue el caso. Al igual que sucediera hace ocho días en Zamora, el HLA Alicante tuvo que sufrir hasta el epílogo porque su juego no disipa dudas. Los altibajos que tiene la formación lucentina tienen como único recurso la calidad de hombres como Rivero, Lobo o Lafuente, que se encomendaron al tiro de 6,75 y la jugada salió bien. Asimismo, cuando se jugó por dentro con Amadou Sidibe se abrió el abanico ofensivo y no se abusó del tiro exterior dando más opciones al ataque porque era entonces cuando la defensa se cerraba para buscar otras alternativas. Al final, 78-72 y duodécimo triunfo del año para seguir entre los mejores.

Las apariencias hay veces que engañan. El conjunto local comenzó certero en el cesto rival e intenso en labores de contención (11-3 minuto 4, que obligó a pedir tiempo muerto a José Antonio Rey). Entre Lafuente, Amadou Sidibe y Rivero parecía que podía carburar el equipo. Pero no. Quien se conectó al partido tras un inicio titubeante fue el bando madrileño. Más compacto en defensa y con mejores ideas en ataque fueron labrando su remnotada hasta clausurar el primer acto con empate a 19. Gran parte de esa reacción se debió a la bajada de intensidad de los lucentinos, quienes, con algo de desdén, se dejaron ir en su quehacer defensivo.

Con Álvaro Lobo en pista (ausente en el último encuentro frente a Zamora), el Lucentum sacó los colmillos en ambos aros. La dirección del madrileño provocó orden y acierto. Dos triples consecutivos de Tomás Fernández y Adrián Chapela, más un 2+1 del base lucentino dieron algo más de tranquilidad a la parroquia local (35-25, m.15). Nuevamente, llegó el apagón de energía por parte de los hombres de Varela, que concedieron un parcial de 0-10 a su oponente en tres minutos (35-35, m.19). El hecho de perder la brújula en ataque lleva implícito, en algunos momentos, la caída de manos en defensa. El visitante Tyson Pérez jugó cómodo por el perímetro y fue clave para que su escuadra se marchara al descanso cinco arriba tras un triple sobre la bocina de Rubén Martínez (37-42).

La bipolaridad del HLA Alicante seguía sin tratamiento tras el intermedio. No había forma de que los de casa tuvieran estabilidad en ambas zonas. Cuando parecía que podía encender la llama que diera calor a su juego, ya se encargaba su adversario de apagarla. Del 49-44 del minuto 24 se pasó al 49-54 del 26. Además, el conjunto madrileño subió enteros en su defensa y obligó al Lucentum a buscar tiros imprecisos y prácticamente con la posesión consumida. Sólo la rabia, ya sin contener, de Pedro Rivero, que veía la pasividad de sus compañeros en ataque, dio algo de luz al plantel alicantino. Un triple suyo y dos puntos con el segundero en 24  redujo rentas momentáneamente (54-55, m.28). A pesar de que el conjunto lucentino cogió la delantera en los segundos finales, una canasta sobre la bocina de Óscar Herrero dejó el choque en tablas a falta del lance definitivo (61-61).

 

Amadou Sidibe y Kingsley se pusieron el mono de faena en defensa y de sus manos llegaron tapones espectaculares que levantaron al público de sus butacas. Aun así, esos tapones llegaron en ayudas, por lo que la labor defensiva no llegaba a tener la intensidad suficiente para incomodar al Canoe. La igualdad en el electrónico continuó durante gran parte del último parcial. Cada ataque del Lucentum era una oda al trabajo estajanovista. Sudor y esfuerzo desarrollados en cada posesión, que acababan en canasta tras apoderarse del rebote ofensivo en numerosas ocasiones. Una técnica al entrenador visitante a falta de 1’16’’ propició que el cuadro de Alicante cogiera algo de resuello (73-67). Un triple de Tomás Ferández a 38 segundos para el final daba un +10 a los de Varela, pero la respuesta visitante llegó de igual forma de la mano de Ander Martínez. Al final, el esfuerzo colectivo en los últimos minutos dio el éxito al HLA Alicante tras un choque vibrante y lleno de alternativas.

Boubacar Sidibe, baja para lo que resta de temporada

El HLA Alicante comunicó este viernes la baja del pívot de Mali Boubacar Sidibe, que se perderá lo que resta de temporada debido a una rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda. La lesión se la produjo en el encuentro frente al Martorell. El club ya está moviendo ficha para poder incorporar a un nuevo refuerzo para el juego interior lucentino. Algún descarte de LEB Oro podría ser el recambio que buscan, si bien se barajan diferentes alternativas.

Ficha técnica

HLA Alicante (19+18+24+17): Kingsley (7), Outerbridge (3), Rivero (15), Amadou Sidibe (12) y Lafuente (18) –cinco inicial- Fernández (9), Chapela (3), Lobo (11) y Díaz (0).

Real Canoe (19+23+19+ 11): Ndiaye (11), Cabral (8), De la Rúa (0), Gil (10) y Martínez (12) –cinco inicial- Tejera (0), Bustillo (0), Ehigitor (2), Herrero (12) y Tyson Pérez (10).

Árbitros: Jesús Marcos Martínez Prada y Mariano Martín Palomo Cañas. Eliminaron por cinco faltas al visitante Ander Martínez (m.40).

Incidencias: Partido disputado en el pabellón Pedro Ferrándiz ante 400 espectadores. El club rindió homenaje a tres jugadores cadetes y un infantil que disputaron el campeonato de España de selecciones autonómicas, donde lograron el bronce los cadetes y el infantil fue cuarto. Los cadetes son Alonso Faure, Carlos Velázquez y Guillermo Baeza. Y el infantil Alejandro Arcones.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.