EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Guardiola y Kasparov: el momento Planagumà

J. F. PERSONAL / @jfpersonalcases

“El Hércules me va costar la salud”, dijo Lluis Planagumà, técnico del Hércules, nada más aparecer en rueda de prensa tras la última victoria en casa ante el Badalona. Ese hecho, expresado con espontaneidad por el míster catalán, denota una implicación máxima. Es algo que se dice metáforicamente, pero demuestra muchas cosas. Y esto me hizo recordar una anécdota que cuenta Martín Perarnau en su libro “Herr Pep”, sobre Guardiola y su estancia en Munich como técnico del Bayern.

En esta obra deportiva aparece una reunión entre Guardiola y Kasparov, uno de los mejores ajedrecistas de la historia, en el año sabático de Pep en Nueva York tras salir del Barcelona. Guardiola no entendía por que Gary aseguraba que no podría vencer a Carlson, joven promesa entonces, y actual campeón del mundo de Ajedrez, que había sido entrenado por el mismo ruso, hoy nacionalizado croata.

Guardiola se sorprendía por cómo el maestro se veía incapaz de derrotar al alumno. Y la respuesta fue sencilla. El esfuerzo que Kasparov sabía que debía hacer para derrotar a Carlson, su mente no estaba dispuesta a sufrirlo. Porque ya lo había hecho antes, y era consciente del trance que suponía, no se veía capaz de repetirlo.

Por contra, para Carlson el esfuerzo sería similar, pero como el joven aún no había atravesado tal situación, Kasparov sabía que su capacidad de sufrimiento no tenía límites, y además, estaba dispuesto a todo. Al final la clave era entender que entre dos genios, solo la fatiga mental marcaba la diferencia. El llamado desgaste.

Guardiola entendió entonces que lo que supuso su época de entrenador del Barcelona, jamás podría repetirlo. Ni en el mismo club culé ni en ningún otro. Podrá haber otros buenísimos Guardiola, como hubo dos grandes Arsenio Iglesias, en Alicante y en La Coruña. Como Mou ganó la Champions con el Oporto y con el Inter. Pero lo del Pep team será irrepetible.

Planagumà está en una de esas situaciones. En cada encuentro puede observarse. Su primera expulsión en el inicio de liga, cada foto de celebración tras victoria, su vitalidad en el banquillo. El míster lo está dando todo. Y el Hércules debe aprovecharlo para salir de Segunda B de la mano del joven entrenador.

Como el citado Guardiola en el Barça. Cómo Zidane en el Real Madrid, o como Simeone en el Atlético. Es el momento y es el club. Luego, el fútbol es caprichoso, y una racha de ocho encuentros sin ganar pueden cuestionar a cualquier míster y este artículo quedar en papel mojado.

Pero no tiene pinta. Transcurridas diez jornadas, pueden leerse las claves de Planagumà. Un equipo bien armado que crea varias ocasiones de gol. Nada nuevo, pero muy difícil. No encajar y meter alguna. Ganar, que diría Luis Aragonés.

Pero por encima de lo futbolístico, Lluís ha entendido al Hércules. Del pesado entorno blanquiazul supo crear, junto al ex presidente Quique Hernández, una ola de ilusión. Es el momento de Planagumà. Es el momento del Hércules. Ya es hora de levantar cabeza y recuperar el orgullo. Es tiempo de vencer.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.